Cartelera Retrospectiva: Basada en hechos reales

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Basada en hechos reales (D’après une historie vraie, 2017), no está inspirada en sucesos verídicos, sino en la novela homónima de la exitosa escritora francesa Delphine de Vigan publicada por primera vez en 2015

Basada en hechos reales (D’après une historie vraie, 2017), no está inspirada en sucesos verídicos, sino en la novela homónima de la exitosa escritora francesa Delphine de Vigan publicada por primera vez en 2015

Hay algo de anticuado en este thriller, no solo por sus curiosas secuencias oníricas, sino también por el tono francamente convencional que no se pierde a lo largo del metraje. No obstante, la ambivalencia de los personajes, el manejo de la duda y la sensación de incertidumbre son lo suficientemente efectivas para mantener la atención del espectador dispuesto

Morelia, Michoacán, 18 de marzo de 2018.- Roman Polanski nunca volverá a ganar un Oscar. Un reconocimiento en este momento para el cineasta polaco-francés, no es posible debido al ambiente de renovación moral que predomina en el Hollywood actual. En este momento no es posible soslayar las numerosas acusaciones de abuso sexual que pesan sobre él, así como su estatus de prófugo de la justicia estadounidense. Pero Polanski, quien se diera a conocer  a principios de los años sesenta con Cuchillo en el agua (Nóz w wodzie, 1962), sigue siendo material de festivales, como lo demuestra el estreno de su más reciente largometraje en la pasada edición de Cannes (aunque haya sido presentada fuera de competencia).

Basada en hechos reales (D’après une historie vraie, 2017), no está inspirada en sucesos verídicos, sino en la novela homónima de la exitosa escritora francesa Delphine de Vigan publicada por primera vez en 2015 (la obra está editada en español por Anagrama). Es verdad que la protagonista es una escritora llamada Delphine, que viene de escribir una obra muy exitosa basándose en una cuestión familiar y es madre de dos hijos jóvenes que han abandonado el hogar, pero hasta ahí terminan las similitudes entre el libro y la vida de la autora francesa.

La adaptación del texto corrió a cargo de Olivier Assayas en colaboración con el propio Polanski. Es una historia de superposición de personalidades. Dos mujeres escritoras, una muy reconocida que debe enfrentar las consecuencias de la fama y una escritora fantasma, cuya misteriosa personalidad en un inicio resultará refrescante, para transformarse en algo enfermizo tiempo después. De esta manera entran en una dinámica compleja e imprevisible.

La película fue duramente criticada en Cannes, tal vez con cierta ligereza. Ciertamente no se encuentra al nivel de las mejores obras de este director, quien también es conocido en sus facetas de actor y guionista. Incluso podemos decir que se sitúa por debajo de El escritor fantasma (The ghost writer, 2010), su mejor trabajo reciente, el cual también se desarrolla en el ambiente literario. Pero al menos hay que reconocer que mantiene algo de la fuerza y la intensidad de los mejores thrillers del cineasta octogenario.

Uno de los elementos más importantes del filme es el enfrentamiento entre los dos personajes femeninos, tan distintos entre sí como las actrices que los interpretan. Desafortunadamente Eva Green, quien tenía más de diez años sin filmar una película en francés, no está a la altura de Emmanuelle Seigner, quien encarna con soltura a la afamada escritora, en la que es su quinta colaboración con Roman Polanski, su pareja sentimental desde hace varios años.

Hay algo de anticuado en este thriller, no solo por sus curiosas secuencias oníricas, sino también por el tono francamente convencional que no se pierde a lo largo del metraje. No obstante, la ambivalencia de los personajes, el manejo de la duda y la sensación de incertidumbre son lo suficientemente efectivas para mantener la atención del espectador dispuesto a entrar en este juego de engaños e innumerables vueltas de tuerca. Es un trabajo entretenido aunque superficial. En todo caso, podría ser un cierre digno en la carrera cinematográfica importante, aunque ciertamente ensombrecida por la polémica.