Cartelera Retrospectiva: Desobediencia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
No es un tema menor, pero por encima de las condiciones impuestas por cualquier yugo político o religioso, se encuentra el derecho natural de hombres y mujeres a ejercer la desobediencia

No es un tema menor, pero por encima de las condiciones impuestas por cualquier yugo político o religioso, se encuentra el derecho natural de hombres y mujeres a ejercer la desobediencia

Ahora, Sebastián Lelio presenta Desobediencia (Disobedience, 2017), sexto largometraje y el primero en inglés que firma el cineasta chileno, quien de esta manera sigue los pasos de su compatriota Pablo Larraín, una de las caras más visibles de la nueva camada de directores andinos

Morelia, Michoacán, 01 de julio de 2018.- Hace apenas unos meses se acaba de llevar el Oscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa con el celebrado melodrama transgénero Una mujer fantástica (2017). Ahora, Sebastián Lelio presenta Desobediencia (Disobedience, 2017), sexto largometraje y el primero en inglés que firma el cineasta chileno, quien de esta manera sigue los pasos de su compatriota Pablo Larraín, una de las caras más visibles de la nueva camada de directores andinos. El filme tuvo un estreno limitado en Estados Unidos a mediados de abril, mientras que en México formó parte de la programación de la reciente edición del Festival de Cine de Guadalajara.

Con guión firmado en conjunto por el propio Lelio y Rebecca Lenkiewicz, basado en la novela homónima de la escritora británica Naomi Alderman, la cual fue publicada por primera vez en 2007 (aún no se encuentra disponible en español), se da forma a esta historia de amor homosexual situada en el barrio de Hendon, conocido por ser el mayor asentamiento de judíos ortodoxos de Londres.

El respetado patriarca del lugar acaba de fallecer y la comunidad se prepara para llevar a cabo los rituales que corresponden a estos casos. Ronit, la única hija del jefe espiritual vive exiliada en Nueva York, aparece inesperadamente en el lugar donde se llevan a cabo los oficios y de esa manera se da cuenta de que sus amigos de la adolescencia han formado un matrimonio. Él, apunta para ser el heredero del puesto que ha quedado vacante en la cerrada comunidad religiosa, ella, su amor de juventud, es ahora una esposa devotamente sumisa, pero sus sentimientos hacia su antigua amante permanecen intactos.

De entrada, la elección de las actrices resulta muy atractiva: Rachel Weisz, quien desde el inicio se involucró en el proyecto, al igual que Rachel McAdams, cuya carrera ha venido de menos a más, forman una pareja funciona al complementar el arrojo y la intensidad del personaje de Weisz con el recato autoimpuesto de Esti (McAdams), la mujer que ha cedido sus impulsos a la parte más espiritual e introspectiva de su carácter.

El punto de vista de Lelio va más allá del romance homosexual con visos de triángulo amoroso, los personajes se van revelando poco a poco, sus miedos, sus frustraciones, el amor al padre ausente y el deseo oculto pero jamás extinto, conforman un mosaico de colores tenues, que se presta poco para el tremendismo. Incluso la prolongada e intensa secuencia sexual de las amantes se concentra solamente en los gestos y las expresiones de sus notables protagonistas sin mostrar sus cuerpos desnudos.

La película abre con un entusiasta sermón sobre la libertad. Curioso tema para una comunidad cerrada, concentrada en su propia supervivencia y para la cual, la propia Ronit remarca una serie de acusaciones puntuales. Pero el reclamo aplica no solo para la comunidad judía de Londres sino para todas aquellas sociedades sometidas a las opresivas normas morales que rigen a determinados grupos sociales. “Quiero mi libertad” es el reclamo de la esposa sometida en la cosmopolita capital inglesa en pleno siglo XXI. No es un tema menor, pero por encima de las condiciones impuestas por cualquier yugo político o religioso, se encuentra el derecho natural de hombres y mujeres a ejercer la desobediencia, tal como lo hacen las protagonistas de este oportuno trabajo del cineasta chileno.