Cartelera Retrospectiva / El planeta de los simios: Confrontación

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Mucho mejor en todos los aspectos que su predecesora, la película sabe ofrecer un espectáculo decoroso con cierta dosis de mesura

Mucho mejor en todos los aspectos que su predecesora, la película sabe ofrecer un espectáculo decoroso con cierta dosis de mesura

La historia se sitúa diez años después de que una mortal epidemia diezmara a la humanidad, en ese tiempo comienza a tomar forma una civilización de monos dirigidos por Caesar, el líder natural de la comunidad. Un desafortunado encuentro con uno de los grupos humanos que sobreviven en la bahía de San Francisco avivará la tensión entre las dos especies

Morelia, Michoacán, 20 de julio de 2014.- Uno de los blockbusters más esperados del verano ha sido indudablemente El planeta de los simios: Confrontación (Dawn of the planet of the apes, 2014), segunda entrega de la serie iniciada en 2011 con El origen del planeta de los simios (Rise of the planet of the apes), que dirigió el inglés Rupert Wyatt, una última parte, que cerraría la trilogía, está proyectada para exhibirse en el 2016.

Este es el cuarto largometraje que firma el director estadounidense Matt Reeves, quien se diera a conocer hace unos años con Cloverfield (2008), una típica película en el género del found footage y posteriormente nos presentó una tibia y desangelada versión del filme sueco de vampiros Déjame entrar (Let me in, 2010).

Ante la buena respuesta que tuvo la primera de la serie, el director Rupert Wyatt se preparaba para dirigir la segunda parte, pero poco tiempo después renunció debido a desacuerdos con las fechas de entrega. Semanas después se anunció que Matt Reeves tomaría el proyecto, a la par que se contrataron escritores para rehacer el guion de lo que sería El planeta de los simios: Confrontación.

La historia se sitúa diez años después de que una mortal epidemia diezmara a la humanidad, en ese tiempo comienza a tomar forma una civilización de monos dirigidos por Caesar, el líder natural de la comunidad. Un desafortunado encuentro con uno de los grupos humanos que sobreviven en la bahía de San Francisco avivará la tensión entre las dos especies. Pero mientras unos buscan dar una oportunidad a la convivencia pacífica, otros buscarán exterminar a sus rivales a como dé lugar.

Como es bien sabido, la serie comenzó en 1968 con El planeta de los simios (The planet of the apes), en donde se puede ver aquella icónica escena de Charlton Heston implorando frente a la derruida Estatua de la Libertad. Posteriormente se realizaron cuatro filmes rodados a principios de los años setenta, cada uno con menos éxito que el anterior. Fue hasta el 2001, cuando Tim Burton realizó su desafortunada versión, que surgió el interés para revitalizar la franquicia basada en la novela homónima del escritor francés Pierre Boullé (editada en español por Minotauro).

A pesar de su guión demasiado tramposo y plagado de casualidades, el filme de Reeves es lo suficientemente sólido como para buscar el equilibrio entre las escenas que demandan sutileza y las que muestran los cruentos enfrentamientos entre humanos y simios.

Su mayor logro es ofrecer con la mayor imparcialidad posible las dos versiones de la historia, ambas especies buscan la supervivencia, algo que parece incompatible con la convivencia pacífica. Reeves, recurre además de la estrella del CGI, Andy Serkis, a un grupo de actores poco conocidos, una decisión un tanto sorpresiva, pero funcional para un filme de gran presupuesto. Si bien, la mayor parte de los actores desarrollan personajes marginales con poco peso en la línea principal de la historia.

El planeta de los simios: Confrontación, es una opción aceptable dentro de la siempre limitada oferta veraniega. Mucho mejor en todos los aspectos que su predecesora, la película sabe ofrecer un espectáculo decoroso con cierta dosis de mesura. La respuesta favorable del público pondrá más presión para la tercera entrega de la serie, ya veremos si es capaz de responder a la expectativa que se está generando.