Cartelera Retrospectiva: El último duelo

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Lo cierto es que a pesar de sus limitantes la película resulta entretenida la mayor parte del tiempo, incluso para el espectador dispuesto, podría brindar algún apunte histórico interesante

Lo cierto es que a pesar de sus limitantes la película resulta entretenida la mayor parte del tiempo, incluso para el espectador dispuesto, podría brindar algún apunte histórico interesante

El filme del director finlandés Klaus Härö está inspirado en la vida del esgrimista y entrenador estonio Endel Nelis, quien es considerado el fundador de una de las escuelas de esgrima más importantes de Europa. El deportista murió en 1993, unos años después de que su país se convirtiera nuevamente en una nación independiente

Morelia, Michoacán, 17 de julio de 2016.- En el circuito de Sala de Arte de Cinépolis se acaba de estrenar El último duelo (Miekkailija, 2015), quinto largometraje que dirige el finlandés Klaus Härö, tras una larga pausa desde el drama Cartas al padre Jacob (Postia pappi Jaakobille, 2009). La película probablemente hubiera pasado inadvertida de no ser por su nominación a los Globos de Oro en la categoría de mejor película en lengua no inglesa. La cinta no resultó ganadora en el certamen pero la exposición le abrió las puertas para su presentación en una buena cantidad de países.

El filme está inspirado en la vida del esgrimista y entrenador estonio Endel Nelis, quien es considerado el fundador de una de las escuelas de esgrima más importantes de Europa. El deportista murió en 1993, unos años después de que su país se convirtiera nuevamente en una nación independiente.

El último duelo se sitúa poco tiempo después de la Segunda Guerra Mundial. La Unión Soviética aprovechaba su creciente impulso bélico para anexarse las indefensas repúblicas bálticas. En ese contexto, Endel llega a un pequeño pueblo de Estonia para trabajar como maestro de educación física. El joven profesor encuentra una enorme dificultad para comunicarse con sus alumnos, hasta que comienza a enseñar esgrima como actividad extraescolar. La desconfianza inicial que inspira Endel al reticente director de la institución, se ve reforzada cuando éste se propone investigar su pasado y descubre que el esforzado mentor esconde un desagradable secreto.

Indudablemente la película busca tocar las fibras más sensibles del espectador utilizando como resorte del relato la impopular represión estalinista que se tradujo en miles de muertes y años de aquel sordo enfrentamiento conocido como Guerra Fría. Pero Härö, apoyado en un guión a modo, se decide en dar forma a su obra utilizando las convenciones más usuales y predecibles del cine deportivo, incluidos como era de esperarse, tensos y elaborados enfrentamientos de esgrima.

Es importante señalar que la elección del actor estonio Märt Avandi, resultó adecuada para personificar al ensimismado pero decidido espadachín. El cineasta finlandés también demuestra un gran manejo del talento infantil, cuya credibilidad no flaquea a lo largo del metraje. En cambio, la inclusión de un romance forzado y del villano de la película representado por un director de escuela, apuntan hacia el melodrama más conservador, al que apunta la etiqueta que se auto endilga: “basada en hechos reales”.

El último duelo no se plantea en ningún momento abandonar las convenciones de su género, en ese sentido puede pesar de mala manera su carácter optimista y predecible. Pero por otra parte es imposible no destacar su gran manufactura, ni el desempeño de buena parte del elenco. Aunado a lo anterior, lo cierto es que a pesar de sus limitantes la película resulta entretenida la mayor parte del tiempo, incluso para el espectador dispuesto, podría brindar algún apunte histórico interesante.