Cartelera Retrospectiva / Ninfomanía (volumen dos)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El volumen dos de Ninfomanía se centra en la etapa adulta de Joe, quien continúa narrando sus andanzas a su salvador, quien apaciblemente escucha su historia

El volumen dos de Ninfomanía se centra en la etapa adulta de Joe, quien continúa narrando sus andanzas a su salvador, quien apaciblemente escucha su historia

Podríamos ver las cinco horas del metraje original y es posible que ni así podamos dilucidar si la sexualidad femenina es un gran misterio para el cineasta danés, Lars von Trier, o si simplemente se divierte mostrándonos su visión irónica y mordaz sobre el tema

Morelia, Michoacán, 04 de julio de 2014.- La estrategia de dividir un filme larguísimo para exhibirlo en dos partes (y cobrar por ello, por supuesto), ha rendido frutos para Lars von Trier. La primera entrega de Ninfomanía (2013), se estrenó con cerca de 120 copias y ha sido hasta el momento, la película del cineasta danés que más se ha visto en cines nacionales (tampoco era un récord muy difícil de superar, casi todas sus obras únicamente se vieron en muestras y festivales). Veremos cómo marchan las cosas ahora con la llegada de la segunda parte, que al igual que su predecesora, inicia con la advertencia de que lo que veremos en pantalla es una versión censurada y resumida de la cinta, que contó con el consentimiento del director, pero sin su participación.

El volumen dos de Ninfomanía se centra en la etapa adulta de Joe, quien continúa narrando sus andanzas a su salvador, quien apaciblemente escucha su historia. En esta etapa, la protagonista intenta adaptarse a la vida en pareja, incluso se convierte en madre, pero entretanto pierde toda sensación sexual. En un intento por recuperar el placer, nuestra heroína se internará en el mundo del sadomasoquismo, los negocios ilegales y el lesbianismo. Seligman continúa acotando cada uno de los capítulos de la historia con notables referencias al cisma de la iglesia oriental y occidental, la hechura de nudos y la hipocresía de la sociedad ante la sexualidad femenina. Joe parece al fin haber encontrado apoyo y comprensión en su asexuado oyente, pero, ¿será eso posible?

Este segmento del filme continúa con la relación numérica establecida desde el principio de la obra, la suma de dos números primos que da igual a uno par (5+3=8). Ahora la historia se cuenta en tres capítulos: La iglesia oriental y occidental, en donde se propone a la culpa como elemento fundamental de la Iglesia Católica Romana, que destaca en su iconografía el dolor y el sufrimiento (contraponiéndolo a la de Iglesia Católica Ortodoxa, en la que prevalecen las imágenes de la virgen María con el pequeño Jesús), no es casual que en este episodio la protagonista experimente con el sadomasoquismo. En el capítulo número siete El espejo, se arremete contra la corrección política, que poco a poco nos ha robado palabras sustituyéndolas por modismos inofensivos que rayan en la imbecilidad, es aquí donde nuestra heroína decide que está orgullosa de su modo de vivir la sexualidad, aunque este hecho la margine socialmente. Por último en La pistola, lo que parece ser un discurso feminista, al poco tiempo se convierte en una especie de reflexión satírica sobre la hipocresía y la exclusión.

Esta segunda entrega de Ninfomanía cierra de manera adecuada (aunque con ciertas diferencias de tono, con más fluidez y crudeza), la historia de Joe y Seligman, dos marginados sexuales que entablan un diálogo inteligente, irónico y desafiante en el que nos vemos inmersos como espectadores. Podríamos ver las cinco horas del metraje original y es posible que ni así podamos dilucidar si la sexualidad femenina es un gran misterio para el cineasta danés o si simplemente se divierte mostrándonos su visión irónica y mordaz sobre el tema. Definitivamente no es una película para todos, pero si lo suyo no son las chatarras parlantes, esta es una gran alternativa.