Cartelera Retrospectiva: Una mujer fantástica

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Con su nuevo trabajo Lelio redondea el estilo iniciado en su película previa y oficializa su ingreso a la industria de Hollywood (está por estrenar su primera película en inglés, Disobedience con Rachel McAdams y Rachel Weisz)

Con su nuevo trabajo Lelio redondea el estilo iniciado en su película previa y oficializa su ingreso a la industria de Hollywood (está por estrenar su primera película en inglés, Disobedience con Rachel McAdams y Rachel Weisz)

Marina, una joven transgénero, es pareja de Orlando, un hombre mayor que ha dejado a su familia para habitar un pequeño departamento con la persona a la que considera el amor de su vida. Una noche, Orlando empieza a sentirse mal y muere antes de llegar al hospital

Morelia, Michoacán, 04 de marzo de 2018.- Entre la camada de cineastas chilenos posteriores a la dictadura, destacan debido a su proyección internacional, Pablo Larraín y Sebastián Lelio. Éste último había brillado con Gloria (2013), el drama de una mujer madura que enfrenta su soledad. Pero es ahora con Una mujer fantástica (2017), que el realizador santiaguino se puso de lleno en los reflectores debido a la proyección mediática que brinda una nominación a los premios de la Academia (en este caso en la categoría de película de habla no inglesa). La nominación no sorprendió demasiado, meses antes de conocerse la terna, la cinta tuvo un paso exitoso por los festivales de La Habana, San Sebastián y Berlín, en donde se alzó con el reconocimiento a mejor guion.

¿Qué hay de fascinante en lo nuevo de Sebastian Lelio? En realidad el guión coescrito por el propio  Lelio y Gonzalo Maza, un colaborador habitual, parte de una premisa bastante simple. Marina, una joven transgénero, es pareja de Orlando, un hombre mayor que ha dejado a su familia para habitar un pequeño departamento con la persona a la que considera el amor de su vida. Una noche, Orlando empieza a sentirse mal y muere antes de llegar al hospital. A partir de ese momento, sale a la luz el resentimiento familiar y la intolerancia social, los cuales pondrán a prueba la entereza de nuestra heroína.

Existe una clara diferencia visual entre su ópera prima La sagrada familia (2005) y Gloria (2013). La primera es un drama oscuro de colores ásperos, material de festivales. Mientras que la segunda es colorida y narrada en tono tragicómico, como si el director hiciera un intento de llegar a una audiencia más numerosa. Una mujer fantástica se encuentra más cerca de la segunda: luminosa y con colores brillantes, como lo ejemplifica el vistoso vestido amarillo de la protagonista en las primeras secuencias de la película.

La actriz y cantante transgénero Daniela Vega logra apoderarse del personaje, su talante formal, alejado del melodrama televisivo, resulta ideal para ejemplificar la discriminación y la intolerancia social ante la diversidad sexual. Pero a pesar de ello, la postura de Lelio no es la denuncia militante, en cambio, centra su atención en el amor y la pérdida tomando como punto de referencia a su inusual protagonista.

Pero la palabra que mejor describe a su protagonista es la dignidad. Rehúsa el auto y el departamento, a tomar algo que no haya obtenido con el producto de su trabajo. Es una figura que trasciende las cuestiones de género, ya que en todo momento lucha por identificarse como un ser humano. El amor y el dolor no son exclusivos de hombres o mujeres y Marina no tiene intenciones de ajustarse a una clasificación, luchando por la libertad de vivir a su antojo sin importar su sexualidad.

Con su nuevo trabajo Lelio redondea el estilo iniciado en su película previa y oficializa su ingreso a la industria de Hollywood (está por estrenar su primera película en inglés, Disobedience con Rachel McAdams y Rachel Weisz). Una mujer fantástica gana en estética y sigue siendo un trabajo sólido. El gran mérito en esta ocasión es haber encontrado el tono adecuado, bordea con éxito el abismo del melodrama llorón, aunque parece haber perdido cierta intensidad. Es difícil predecir el rumbo que tomará la carrera del cineasta chileno, aunque la próxima presentación de su nueva versión de Gloria para audiencias angloparlantes, ahora con Julianne Moore en el papel principal, nos dará una idea de lo que está por venir.