Entretenimiento

Chignahuapan, Tlalpujahua y otros pueblos de México que viven para la Navidad

Chignahuapan, en Puebla, y Tlalpujahua, en Michoacán, son sólo dos de los municipios de México que se dedican todo el año a la fabricación de artesanías navideñas

Ciudad de México, 22 de diciembre de 2021.- Algunos municipios de México trabajan a favor de la Navidad durante todo el año, porque sus artesanos se han especializado en adornos propios de la temporada. Es el caso de Chignahuapan y Tlalpujahua, con gran prestigio en la fabricación de esferas de Navidad.

Pero hay otros pueblos donde, sin importar el mes, sus talleres fabrican esferas de cristal, nacimientos y otras mercancías navideñas. Te decimos algunos de ellos:

Esferas de Navidad

Entre los fabricantes de esferas de Navidad, por ejemplo, cuyo prestigio ya es internacional pues hacen buenas exportaciones anuales, destaca Chignahuapan, Puebla, donde cada año se fabrican unos 20 millones de esferitas, en 250 talleres mediante la técnica de vidrio soplado, y muchos de estos, son de organización familiar.

Tlalpujahua, Michoacán, también es famoso por sus esferas. Ahí se realiza cada año la Feria Nacional del Árbol y la Esfera y hay más de 200 fábricas y unos tres mil artesanos que por décadas se han especializado en estos adornos navideños.

En ambos casos, hay diseños novedosos y para todos los gustos.

Nacimientos y otras artesanías

Pero, hay otros pueblos en México que también cuentan con una rica tradición en la fabricación artesanal de Nacimientos y los materiales que usan varían de región a región.

Por lo general, los más comunes son de barro, porcelana, madera, latón, migajón, cera, laqueados, resinas y plástico.

En Tonalá y Tlaquepaque, en Jalisco, se fabrican imágenes para los nacimientos que pueden medir desde unos pocos centímetros hasta más de un metro de altura; se hacen reproducciones de la Sagrada Familia, pastores con sus borregos, el pesebre con la vaca y el burro, los magos de oriente, la estrella y otras imágenes.

Algunos pueblos de Michoacán cuentan con una tradición que abarca varios siglos en la fabricación de imágenes religiosas, iniciando su aprendizaje en el siglo XVI, con cristos de pasta de caña al igual que de la Virgen María, ángeles y querubines. Hoy destacan en sus trabajos Tzintzuntzan, Pátzcuaro y Santa Clara del Cobre donde también se elaboran otros adornos a base de la paja de trigo.

Estos talleres dan empleo permanente a cientos de familias que trabajan constantemente a favor de las navidades de todo el mundo, pues sus trabajos son reconocidos por su calidad en el extranjero. Por ejemplo, en distintas ocasiones, los artesanos mexicanos han sido distinguidos con la invitación del Vaticano, para que se exhiban sus trabajos en la Plaza de San Pedro.

En otros estados hay amplios invernaderos donde se siembran nochebuenas, y hay predios autorizados por las autoridades competentes donde se cultivan pinos para la temporada invernal, procurando el equilibrio ecológico.

También hay nacimientos cuyas figuras son verdaderas obras de arte, como el de las palomas, realizado en cera, y que tienen un realismo sorprendente; algunos son bíblicos y cuentan distintos pasajes de la vida de Cristo, y algunos, también han alcanzado la fama por su pedagogía y por la superficie en la que se montan. (CON INFORMACIÓN DE: DESDE LA FE).

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: