Julieta Venegas prende el Festival de Música de Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Su fortaleza radica en la composición de sencillas y empalagosas melodías pop, con las que se identifican muchas personas

Su fortaleza radica en la composición de sencillas y empalagosas melodías pop, con las que se identifican muchas personas

En el tradicional concierto gratuito del segundo fin de semana de actividades del 29° Festival de Música de Morelia Miguel Bernal Jiménez, se presentó la cantante mexicana ante un lleno espectacular en la Plaza Valladolid de la capital michoacana

Morelia, Michoacán, 20 de noviembre de 2017.- En el tradicional concierto gratuito del segundo fin de semana de actividades del 29° Festival de Música de Morelia Miguel Bernal Jiménez (FMM), se presentó la cantante mexicana Julieta Venegas ante un lleno espectacular en la Plaza Valladolid de la capital michoacana.

La cantante y compositora oriunda de California, pero identificada plenamente con la fronteriza ciudad de Tijuana, se dio a conocer con la agrupación de ska Tijuana No!, de la que fue integrante hasta 1996. Poco después inició su carrera solista con el disco Aquí (1997), el cual fue bien recibido por el público seguidor del rock mexicano. A éste siguieron los discos Bueninvento (2000), al igual que (2003), un álbum más tirado al pop con el que alcanzó altos niveles de popularidad pero que la alejó en definitiva del público que prefiere opciones alternativas.

Los discos Limón y sal (2006), así como el MTV Unplugged (2008), donde se incluye el tema “El presente”, dieron a la cantante sus últimos éxitos masivos. Su presentación en el FMM marca el final de la gira promocional de su más reciente álbum Algo sucede (2015), el cual fue grabado de manera independiente y no tuvo el éxito esperado. Fue muy claro durante el concierto de Julieta en Morelia que la mayor parte del público solo coreaba sus temas previos a la producción Otra cosa (2010).

Es evidente que Julieta Venegas no es una gran letrista, tampoco sus elementos sonoros se caracterizan por un alto grado de complejidad, a pesar de que maneja con soltura instrumentos como el piano, la guitarra y por supuesto, su característico acordeón. Su fortaleza radica en la composición de sencillas y empalagosas melodías pop, con las que se identifican muchas personas. Prueba de ello es el poder de convocatoria de la cantante, quien abarrotó no solo los espacios destinados al público de a pie, sino también la sección numerada que tenía un costo de 400 pesos, uno de los más altos de todo el FMM.