DestacadasEstado

Ante desabasto de combustible, necesaria la civilidad: Carlos Garfias

Garfias Merlos invita a mantener la esperanza y a no caer en confrontaciones, pero también hace un llamado a la civilidad y la paz
Garfias Merlos invita a mantener la esperanza y a no caer en confrontaciones, pero también hace un llamado a la civilidad y la paz

Ante el desabasto de combustible, el arzobispo de Morelia señala que la civilidad inspira nuevos valores que la sociedad desde el espíritu de la democracia promueve, como la tolerancia, el respeto a la ley, el ejercicio de la libertad y otros

Morelia, Michoacán, 20 de enero de 2019.- La civilidad es necesaria en nuestro tiempo, afirmó en rueda de prensa el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Marlos, al lamentar la actual situación de desabasto de combustible que padece el país para combatir el robo del mismo.

Hay factores económicos hay factores económicos, políticos, sociales y culturales que hacen que broten hechos lamentables como el que se vivió el viernes pasado en la comunidad de San Primitivo, municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, y que provocó una explosión justo en el momento en que un centenar de personas recogían el combustible estancado en las inmediaciones de la tubería perforada, expresó el líder religioso.

“A pesar de la presencia militar, la multitud logró introducir vehículos, en los que cargaban los recipientes de combustible llenos, para trasladarlos a sus casas. La explosión de ese ducto de combustible perteneciente a Petróleos Mexicanos (Pemex) ha conmocionado a todo México, por lo que varios sectores de la sociedad a nivel nacional han lamentado el hecho y se encuentran de luto”, añadió Carlos Garfias.

“La Arquidiócesis de Morelia se une en oración, al Obispo de Tula, Monseñor Juan Pedro Juárez Meléndez, y a toda la Diócesis de Tula, oramos por todos nuestros hermanos en la fe, pedimos por el eterno descanso de los que perdieron la vida y expresamos nuestra solidaridad con las personas que están heridas”, añadió.

Posteriormente, Garfias Merlos expresó que en medio de las especulaciones, opiniones y demás expresiones, “los invito a todos en este momento difícil a mantener la esperanza, a no caer en confrontaciones, hago un llamado a la civilidad y a la paz. Siempre existen grandes posibilidades que se viva la paz en medio de las violencias y situaciones difíciles”.

De acuerdo con el arzobispo de Morelia, la civilidad inspira nuevos valores que la sociedad desde el espíritu de la democracia promueve, como la tolerancia, el respeto a la ley, el ejercicio de la libertad y otros. “Todos tenemos la tarea de forjar una cultura de paz, sin dejar a un lado el papel de los gobiernos mediante sus políticas públicas orientadas a respaldar la cultura de paz”, recalcó.

En otro tema, Carlos Garfias informó que a convocatoria del Papa Francisco y jóvenes de todas partes del mundo estarán en Panamá del 22 al 27 de enero, para encontrarse en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud. Esta Jornada es la tercera que tendrá lugar en América Latina, después de Buenos Aires 1987 y Río de Janeiro 2013.

“He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38), es el tema de la jornada, el cual fue anunciado el 22 de noviembre de 2016, y tiene como principales ejes a la Virgen María y la Vocación, además de ser el culmen de las temáticas de las jornadas de 2017 y 2018.

También coincide con los resultados de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la juventud, la fe y el discernimiento vocacional, que se realizó en Octubre del 2018.

El arzobispo de Morelia anticipó que el Papa invitará a los jóvenes al “sí” valiente y generoso, como el de María, el sí de quien ha comprendido el secreto de la vocación: salir de uno mismo y ponerse al servicio de los demás. Nuestra vida sólo encuentra significado en el servicio a Dios y a los demás.

Hay muchos jóvenes, creyentes o no, que al final de una etapa de estudios muestran su deseo de ayudar a otros, de hacer algo por los que sufren. Esta es la fuerza de los jóvenes, la que puede cambiar el mundo; esta es la revolución que puede desbaratar los grandes poderes de este mundo: la “revolución” del servicio.

“Ponerse al servicio de los demás no significa solamente estar listos para la acción, sino que también hay que ponerse en diálogo con Dios, en actitud de escucha, como lo hizo María. Ella escuchó lo que el ángel le decía y después respondió. De ese trato con Dios en el silencio del corazón, se descubre la propia identidad y la vocación a la que el Señor llama; ésta puede expresarse en diferentes formas: en el matrimonio, en la vida consagrada, en el sacerdocio… Todas ellas son modos para seguir a Jesús. Lo importante es descubrir lo que el Señor espera de nosotros y ser valientes para decir sí·, concluyó Garfias Merlos.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: