Arquidiócesis de Morelia celebra la Semana de la Familia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Es de vital importancia esta semana, en la cual los feligreses pueden acercarse a su parroquia para compartir y reflexionar, iluminados por el Evangelio, los temas más importantes y actuales que atañen a la familia: Garfias Merlos

Es de vital importancia esta semana, en la cual los feligreses pueden acercarse a su parroquia para compartir y reflexionar, iluminados por el Evangelio, los temas más importantes y actuales que atañen a la familia: Garfias Merlos

La Familia es “una comunidad de amor, escuela de valores, célula de la sociedad y santuario de la vida; entendemos que es en el ambiente familiar donde se educa en el amor y para la paz, donde se aprende a cuidar y a defender toda la vida”, señaló el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos

Morelia, Michoacán, 26 de noviembre de 2017.- El Señor Arzobispo Don Carlos Garfias Merlos, el día de hoy 26 de noviembre de 2017, en rueda de prensa, compartió con los reporteros la importancia de la familia y de la mujer dentro de la Iglesia, e hizo un llamado a crear un ambiente de paz y seguridad en el Estado.

Esto derivado de los temas tratados por el Señor Arzobispo, donde compartió los proyectos de catequesis por la Semana de la Familia y su preocupación por la violencia hacia la mujer.

Don Carlos Garfias, indicó que los obispos de la Provincia Eclesiástica de Morelia, que comprende las Diócesis de Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Tacámbaro, Zamora y Morelia, han implementado, en sus respectivas Diócesis, la Semana de la Familia 2017, que comienza el día de hoy y culmina el día 3 de diciembre, bajo el tema “Familia, si quieres la paz, ama y defiende la vida”.

La Familia es “una comunidad de amor, escuela de valores, célula de la sociedad y santuario de la vida; entendemos que es en el ambiente familiar donde se educa en el amor y para la paz, donde se aprende a cuidar y a defender toda la vida”, dijo Monseñor Garfias.

Por ello, es de vital importancia esta semana, en la cual los feligreses pueden acercarse a su parroquia para compartir y reflexionar, iluminados por el Evangelio, los temas más importantes y actuales que atañen a la familia.

Con motivo del día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, Monseñor Garfias fue cuestionado por el papel de la mujer en la Iglesia, a lo cual respondió que “la mujer es muy importante dentro de la Iglesia”, como es evidente “las principales colaboradoras de la Iglesia son mujeres, el mayor énfasis está en engrandecer y dignificar a la mujer y poderle dar el lugar que se merece dentro de la Iglesia y de la sociedad”.

Por ello, el Señor Arzobispo compartió su preocupación por el incremento de la violencia hacia la mujer y a la sociedad en general, que se vive en el país, especialmente en Michoacán, y reiteró el llamado que ha hecho a privilegiar el diálogo para solucionar problemas y con esto evitar generar más violencia.

La violencia hacia la mujer y a la sociedad, representa “un desafío para poder buscar las alternativas para construir la Paz”, dijo Monseñor Garfias, y exhortó a las instancias de gobierno, organizaciones, sociedad civil y la Iglesia a privilegiar el “diálogo y promover alternativas y esfuerzos encaminados en un ambiente de confianza y seguridad”.

Como Iglesia, dijo, “nuestro papel es acompañar a las víctimas de la violencia, de forma integral, brindándoles ayuda psicológica, espiritual, pastoral y jurídica, en los Centros de Escucha”.

Actualmente ya se está brindando este servicio de manera gratuita en el Centro que se encuentra en la Calle Benito Juárez # 156, Col. Centro, Morelia, Mich., y en diciembre, se abrirá el segundo Centro de Escucha en la Ciudad de Morelia.

Monseñor Garfias, dijo que estos Centros y otras propuestas en pro de ayudar y acompañar a las víctimas de violencia, son “estrategias precisas y herramientas concretas para atender a las personas, las cuales son herramientas emergentes, que buscan ayudar”, sin embargo, reconoció que lo ideal sería que no existiera la violencia y sus consecuencias, “el anhelo sería crear una condición de seguridad de verdadera confianza y paz en la sociedad”, expresó el Señor Arzobispo.