Arquidiócesis de Morelia llama a erradicar las desapariciones forzadas

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Herculano Medina expuso que en consecuencia existe una danza de “cifras oficiales” sobre este fenómeno calificado por la CNDH como un “problema serio de seguridad”

Herculano Medina expuso que en consecuencia existe una danza de “cifras oficiales” sobre este fenómeno calificado por la CNDH como un “problema serio de seguridad”

El próximo jueves 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, una fecha determinada por la ONU, para honrar a quienes han sido víctimas de este delito, que ha dejado alrededor del mundo, millones de personas cuyo paradero se desconoce,

Morelia, Michoacán, 26 de agosto de 2018.- El próximo jueves 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, una fecha determinada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para honrar a quienes han sido víctimas de este delito, que ha dejado alrededor del mundo, millones de personas cuyo paradero se desconoce, afirmó en rueda de prensa al obispo auxiliar de Morelia, Herculano Medina Garfias.

A nombre de la Arquidiócesis de Morelia, el religioso expresó que la desaparición forzada es un tema realmente preocupante y está ligado, en algunos de los casos, a situaciones sociales y políticas, actualmente también se relaciona con el crimen organizado; en nuestro país, de acuerdo a las cifras del gobierno federal hasta junio de este año 2018, el número de desaparecidos en el país ya rebasa 35 mil casos, y pese a ello sólo 12 personas han sido condenadas por el delito de desaparición forzada.

Herculano Medina expuso que en consecuencia existe una danza de “cifras oficiales” sobre este fenómeno calificado por la CNDH como un “problema serio de seguridad”. No existe hasta el momento un análisis claro sobre la realidad de este fenómeno, razón por la cual se debe proceder a la verificación de los datos señalados con una metodología apropiada y una adecuada articulación entre las instancias de Gobierno Federal, estatal y municipal y la propia CNDH.

“Este día nos hace nuevamente conscientes de la importancia de la atención a las víctimas de la violencia, desde las instancias de gobierno y de la sociedad civil será muy importante acompañarlas con el establecimiento de políticas públicas que no solo se dediquen a buscar a los ausentes, sino que eviten que se sigan dando estas desapariciones y den el acompañamiento adecuado a los familiares y a las víctimas de los desaparecidos”, agregó.

DE MICHOACÁN, PARTICIPANTES EN EL ENCUENTRO MUNDIAL “WIND OF PEACE”, COREA DEL SUR.

Por otra parte, Medina Garfias informó que del 13 al 24 de agosto, se llevó a cabo la peregrinación juvenil Wind of Peace (Vientos de Paz), en Corea del Sur, a la cual por primera vez fue invitado México.

“Representando a todo nuestro país asistieron dos sacerdotes y dos jóvenes de nuestra Arquidiócesis, la cual sigue en el esfuerzo de crear una plataforma social y eclesial eficaz en la construcción de la paz y con la absoluta determinación de que se debe involucrar a la juventud, que son el mayor potencial de transformación de la sociedad y los protagonistas del nuevo rostro de nuestros pueblos”.

Los eventos fueron presididos y acompañados por el Cardenal Andrew Yeom Soo-Jung, Arzobispo de Seúl y por Monseñor Alfred Xuereb, Nuncio Apostólico en Corea del Sur y Mongolia, el recorrido de la Peregrinación Juvenil 2018, se llevó a cabo por distintos lugares de la frontera de Corea del Sur con Corea del Norte, en toda la zona militarizada, resguarda por ambos poderes militares, así, con todos los protocolos de seguridad, los jóvenes recorrieron la llamada DMZ.

“El objetivo de este encuentro juvenil es hacer conciencia –en los jóvenes- de la necesidad de la paz y reconciliación entre pueblos y naciones”, abundó Herculano Medina.

El gobierno surcoreano, a través del Ministerio de Unificación, y la Arquidiócesis de Seúl, organizan estos encuentros para manifestar que por la educación de los jóvenes y su compromiso por la paz, se difunden pensamientos de paz, se fomentan sentimientos de paz, se impulsan gestos de paz y se promueve un lenguaje de paz que lleva a los jóvenes a ser “Artesanos de Paz”.

“Como Iglesia de Morelia, igual que la Iglesia de Seúl, reconocemos en los jóvenes una realidad fundamental: son el camino de la esperanza para promover una nueva concepción de la cultura del amor y de la paz y la reconciliación. Con su participación activa, su ímpetu y su espíritu incansable, los jóvenes merecen ser acompañados en su proceso de crecimiento y maduración. Como Iglesia nos hemos comprometido a atender y acompañar de manera cercana a los jóvenes, para construir juntos la nueva cultura del amor y de la paz”, concluyó.