Arquidiócesis de Morelia llama a la CNTE a la cordura y la sensatez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Lo que hay que hacer es dialogar, dialogar y cada quien asumir las responsabilidades que tiene, afirmó Suárez Cázares

Lo que hay que hacer es dialogar, dialogar y cada quien asumir las responsabilidades que tiene, afirmó Suárez Cázares

En rueda de prensa, el obispo auxiliar, Carlos Suárez, convocó al diálogo de las partes; yo estoy de acuerdo, por ejemplo, en que ellos defiendan sus salarios y sus prestaciones, etcétera, ¿pero a costa de los chiquillos, que se quedan sin clase?

Morelia, Michoacán, 28 de enero de 2018.- El domingo 28 de enero pasado, por la mañana, en el Patio de la Mitra (anexa a Catedral), el Sr. Obispo Auxiliar D. Carlos Suárez Cázares encabezó la Rueda de Prensa que la Arquidiócesis de Morelia semanalmente ofrece a los medios de comunicación social.

Acompañando al Sr. Obispo los PP. Raúl Sánchez Rodríguez y Mateo Calvillo Paz (responsables de la Oficina de Prensa y de Radio y Televisión diocesanas, respectivamente), el encuentro inició con la Oración por la Unidad de los Cristianos (con ocasión del reciente cierre del Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos, celebrado en todo el mundo).

Mons. Carlos Suárez dio en seguida lectura al Comunicado de Prensa (que se anexa al presente), con los temas “El diálogo social como contribución a la paz” y “Presentación del Proyecto ‘Plataforma para la Construcción de Seguridad Ciudadana Juvenil en México’”.

Ya en la sesión de preguntas y respuestas, se le preguntó al Dr. Obispo su opinión acerca de los recientes enfrentamientos de grupos magisteriales con bloqueo de vías de comunicación, entre otros incidentes, a lo cual Mons. Carlos contestó que en estos conflictos, “siempre es preferible el diálogo. Éste es un tema viejo, pero que parece que se está recrudeciendo, ya con una violencia fuerte. Las manifestaciones son molestas, pero finalmente no son violentas; pero ahora parece que hay algo de violencia, y es peligroso. Así no se arregla nada. De manera que lo que hay que hacer es dialogar, dialogar y cada quien asumir las responsabilidades que tiene”.

Señaló que “este tema de la educación es tan central y tan importante, que es una pena lo que pasa”, e incluso afirmó que la educación es algo aún más trascendente que la misma salud: “Sin embargo, vemos cómo se descuida tanto y realmente es una pena que un asunto de una vital importancia esté convulsionado. Figúrense ustedes estos alumnos de estos maestros, que no tienen clase casi todo el año, ¿qué clase de jóvenes van a salir, van a crecer ahí?, ¿qué tipo de evolución o de crecimiento van a tener? Cuando no se estudia es peor que perder la salud. La trascendencia de estas cosas es demasiado grave y parece que no nos damos bien cuenta”.

“Pero, ¿cómo dialogar con maestros que cierran carreteras, que queman vehículos, que intentan bloquear las vías del tren, que agreden a policías?”, se le cuestionó.

A lo cual respondió: “Hay situaciones extremas que se salen de la manera en que se tienen que manejar ese tipo de cosas. Por supuesto ahí hay que tener en cuenta que las autoridades tienen que impartir justicia. La persona a la que le quemaron el camión o el coche, ¿qué culpa tiene? Allí también la justicia tiene su papel, tiene que ser aplicada de una manera sensata, razonable, de acuerdo a las leyes. Pero son situaciones muy lamentables; tiene que haber diálogo, pero también justicia”.

Al preguntársele si haría un llamado a los maestros, dijo que, por una parte, les envía un saludo. “Todos hemos sido alumnos, y también de alguna manera maestros en algún momento. Mis saludos, mis respetos”; pero añadió “también alguna llamada a la cordura, y alguna llamada a la sensatez. Porque yo estoy de acuerdo, por ejemplo, en que ellos defiendan sus salarios y sus prestaciones, etc., ¿pero a costa de los chiquillos, que se quedan sin clase?… Un maestro tiene una responsabilidad muy grande en sí mismo, en la educación de la juventud y de sus alumnos. Así que, un llamado para que solucionen sus deficiencias y conflictos, se pongan a ejercer su profesión, que es tan trascendental para el país. Así que, amor no quita conocimiento”.

Reconoció que “la labor del maestro es mal valorada en lo general. Cualquier profesionista gana más que un maestro… Y los maestros son más decisivos para la vida de un Estado, de una familia, de una nación. Eso es algo que nos tiene que hacer pensar a todos: ¿A dónde vamos así? ¿A dónde van nuestros niños y nuestro jóvenes así? Las escuelas permanecen cerradas”.

Al cuestionamiento de cuándo podría aterrizar en el Estado el proyecto de Seguridad Juvenil, y si tienen algún diagnóstico de cómo se encuentra este sector actualmente en el país, dijo desconocer algún diagnóstico preciso, pero que este proyecto, con el que la Iglesia contribuye en la Arquidiócesis, muestra el interés de la institución por este sector, dada la doctrina social que propugna, que es riquísima –difícilmente alguna otra institución tiene una doctrina como ésta en todos sus aspectos, señaló–, aunque se conoce poco, pese a la existencia de organismos especializados como el IMDOSOC (Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana), del que en cada Diócesis, dijo, debería haber uno.

A la pregunta de si la Iglesia ve la conveniencia de la intervención de las Fuerzas Armadas en labores policiacas, respondió que no es papel de la Iglesia proponer iniciativas en ese sentido, pero señaló que “a veces da la impresión de que no hallamos qué hacer… Se está metiendo toda la carne al asador, todas las instituciones, como es la Marina, como es el Ejército; como que esta situación ha sido muy cuestionada, pues no somos un país en manos de los militares. Les damos a los militares su lugar, por supuesto, pero así como para que ellos nos solucionen los problemas que tienen que solucionar otros…, de manera que pare esto. De hecho ya están metidos, eso por supuesto. Nomás que ahora se le ha tratado de dar un fundamento legal al asunto a su participación. Tampoco parece que sea lo mejor. Se ha dicho que las policías están muy mal formadas, muy mal preparadas, requieren de otro tipo de instituciones de más alto nivel cuya función no es exactamente ser policías”.

Nuevamente sobre el proyecto de Seguridad Juvenil, reiteró que se tienen que hacer contribuciones para esos fines que, aunque sean pequeños, son importantes. Al respecto, cedió la palabra al P. Raúl Sánchez Rodríguez –responsable de la Oficina de Prensa de la Arquidiócesis de Morelia–, quien señaló que “el pasado viernes, se presentó esa plataforma de Seguridad”, y recordó que “el Sr. Arzobispo D. Carlos Garfias repetidas veces ha invitado a que poco a poco se vayan creando las condiciones para la construcción de la paz; ejemplo de ellos tenemos los Centros de Escucha, que primero anunció, se fue dialogando y actualmente se han ido concretando: ya hay dos en la Arquidiócesis. Y ahora, con este proyecto, es apenas un primer encuentro con distintas asociaciones civiles, incluso con el Gobierno Municipal, con el Gobierno Estatal, donde se ofrece, primeramente, iluminar sobre la realidad de los jóvenes, y de allí crear espacios y rutas, para que este escenario juvenil no incurra en violencia. Primero se invita a que las asociaciones e instituciones tengan personas capacitadas, para que en sus diferentes rubros, empresas o lugares, se vaya creando ese ambiente de paz, de reconstrucción del tejido social, etc., y ¿por qué no?, después crear condiciones para lograr un mejoramiento económico y ofrecerle a los jóvenes, ya concretamente, espacios donde ellos desarrollen sus habilidades y que no caigan después en manos de la delincuencia o sufran violencias, o que ellos sean violentos en la familia, en la sociedad y en los distintos espacios donde ellos se mueven. Éste es un primer encuentro con todas estas instituciones; ya después se les dará a conocer dónde y cuándo se va a llevar a cabo todo”, finalizó el P. Raúl.

A la pregunta de si, en una reciente reunión habida entre el Secretario de Gobierno del Estado y el Sr. Arzobispo, se haya tomado algún acuerdo sobre actividades en el presente año, que es electoral, respondió el Sr. Suárez Cázares que no sabe de ningún acuerdo formal, pero indicó que “cada Arzobispo tiene sus líneas de trabajo”.

Tenemos, dijo, un Arzobispo que “ha trabajo mucho en los aspectos de la paz y la justicia social”, y sobre esto, anunció, “va a haber muchas cosas en un futuro inmediato, porque él tiene esa línea de trabajo que, por otra parte, no se puede soslayar: trabajar de forma concreta por la paz, por la justicia, por los derechos humanos; pero no en teoría, sino en formas muy concretas de actuación”, y, aseguró que, de esas acciones, “habrá de sobra: va empezando nuestro Arzobispo, y él tiene una experiencia bastante interesante y grande; incluso es una figura ya no sólo en México sino en el extranjero”, recordó su presencia en Corea y Estados Unidos.

“Y qué bueno”, dijo, “que tengamos gente capacitada en temas como la migración, la juventud o la violencia”, y actos como el del viernes pasado habrá más, porque son cosas necesarias y en ellas la Iglesia interviene porque al respecto no puede asumir una actitud pasiva o indiferente.

Por último, a los periodistas, de pasada, les recordó que, como los maestros, ellos también tienen la responsabilidad de “crear criterios de juicio en asuntos que no son fáciles”.

Para concluir la Rueda de Prensa, se hizo la Oración de los Jóvenes por la Paz.