Este 28 de julio, Día Mundial contra la Hepatitis

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Los virus de la Hepatitis A, B, C, D y E pueden causar infección e inflamación grave y crónica del hígado, que a su vez puede dar lugar a cirrosis y cáncer del hígado

Los virus de la Hepatitis A, B, C, D y E pueden causar infección e inflamación grave y crónica del hígado, que a su vez puede dar lugar a cirrosis y cáncer del hígado

Elías Miranda Blanco, coordinador Estatal de Urgencias Epidemiológicas y Desastres de la SSM, señaló que en la temporada de lluvias la Hepatitis A se presenta de manera más frecuente, por lo que, dijo, es necesario que las personas se laven las manos después de ir al baño y antes de preparar alimentos o comer

Morelia, Michoacán, 26 de julio de 2014.- El 28 de julio se conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis, padecimiento que se puede prevenir si se cuenta con una buena higiene en el uso de alimentos y agua, por lo que la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM) invita a la población a tomar conciencia y emprender acciones en favor del cuidado de su salud.

Elías Miranda Blanco, coordinador Estatal de Urgencias Epidemiológicas y Desastres de la SSM, señaló que en la temporada de lluvias la Hepatitis A se presenta de manera más frecuente, por lo que, dijo, es necesario que las personas se laven las manos después de ir al baño y antes de preparar alimentos o comer.

“Deben usar guantes en caso de que se tenga que tocar excremento de otra persona o lavarse la manos inmediatamente, lavar alimentos con jabón y agua de la llave, preparar comida en casa, no compartir utensilios de cocina y evitar comer en la calle, son algunas recomendaciones que previenen el contagio”, exclamó.

Miranda Blanco destacó que durante el 2013 se registraron en Michoacán 363 casos de Hepatitis A. La población más vulnerable siguen siendo los niños de 1 a 14 años, rango en el que se tienen más de 260 pacientes.

Los virus de la Hepatitis A, B, C, D y E pueden causar infección e inflamación grave y crónica del hígado, que a su vez puede dar lugar a cirrosis y cáncer del hígado. Estos virus representan un importante riesgo sanitario mundial.

Puntualizó que los virus A, B y C ocasionan casi el 90 por ciento de los casos por Hepatitis, aunque sean virus diferentes, todos provocan el mismo problema, inflamación infecciosa del hígado, lo único que se distingue es la vía de transmisión.

Los síntomas aparecen, por lo general, de los 15 a 45 días después de la exposición a la infección.

En los adultos, aparece repentinamente en muchas veces a través de resfriado o gripe suave, en ocasiones con fiebre, que evoluciona hacia una pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

En tanto que los niños, por el contrario, no suelen presentarse síntomas, lo que implica tener que extremar las medidas preventivas en primarias y guarderías.

MODO DE TRANSMISIÓN

La Hepatitis A se propaga a través del contacto personal con una persona que tiene la infección. No obstante, como el virus suele quedar en el hígado y se disemina por la materia fecal, el contacto más directo es mediante la transmisión fecal-oral.

La enfermedad se puede contraer, por tanto, mediante la ingesta de alimentos preparados por una persona infectada o tras beber agua contaminada con el virus. Esta posibilidad se da sobre todo en áreas geográficas donde la higiene o las condiciones higiénicas son deficientes.

FACTORES DE RIESGO

Los principales factores de riesgo conocidos para la transmisión de la hepatitis A son:

• El contacto directo en casa, especialmente si no hay unas medidas higiénicas adecuadas que impidan la contaminación de la comida a partir de las heces de portadores, normalmente durante su preparación o manipulación.
• El contacto sexual, especialmente si hay contacto con la materia fecal de un portador o persona que se encuentre en las fases previas de la infección.
• Trabajadores de colegios y guarderías.
• Manipuladores de alimentos.
• Personal sanitario: puede haber un riesgo de transmisión a partir de heces o sangre de personas ingresadas en hospitales o que acuden a sus controles periódicos.
• Viajes: si se viaja a zonas del mundo en las que las medidas higiénicas no están adecuadamente controladas.