Exhortamos a defender la vida ante cultura de la muerte: Herculano Medina

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
“El embrión no es un mero agregado de células vivas, sino el primer estadio de la existencia de un ser humano. Desde el momento de la fecundación hay vida humana, y por tanto dignidad personal”, explicó Medina Garfias

“El embrión no es un mero agregado de células vivas, sino el primer estadio de la existencia de un ser humano. Desde el momento de la fecundación hay vida humana, y por tanto dignidad personal”, explicó Medina Garfias

A nombre de la Arquidiócesis de Morelia, el obispo auxiliar respalda la Marcha por la Vida que se realizó el sábado en Morelia y varios puntos del país; el precepto de “no matarás”, que custodia el don de la vida humana, es una norma que toda cultura sana ha reconocido como principio fundamental, señaló

Morelia, Michoacán, 21 de octubre de 2018.- Exhortamos a que se promueva siempre la vida frente a tantas amenazas por parte de una “cultura de la muerte”, que intenta instrumentalizar los derechos del hombre contra el hombre y contra la familia, señaló el obispo auxiliar de Morelia, Herculano Medina Garfias.

A nombre de la Arquidiócesis de Morelia, el obispo auxiliar respalda la Marcha por la Vida que se realizó el sábado en Morelia y varios puntos del país.

Herculano Medina recordó que: “El derecho a la vida y el respeto a la dignidad de la persona son valores que la Declaración Universal de los Derechos Humanos propone como fundamento para la convivencia. Este reconocimiento universal encuentra su plena confirmación en la revelación del Evangelio de la vida con el misterio de Cristo. La vida humana, don precioso de Dios, es sagrada e inviolable”.

“Por ello todo atentado contra la vida del hombre es también un atentado contra la razón, contra la justicia y constituye una grave ofensa a Dios. El proceso embrionario es un proceso continuo en el que ya desde el principio estamos ante una vida humana. El embrión no es un mero agregado de células vivas, sino el primer estadio de la existencia de un ser humano. Desde el momento de la fecundación hay vida humana, y por tanto dignidad personal”, abundó.

“Es una vida humana que se va desarrollando, va experimentando cambios morfológicos importantes, pero es siempre el mismo proceso continuo que va desde el principio de la vida con la fecundación hasta la muerte. En consecuencia, « el ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida»”, concluyó.

En otro tema, Medina Garfias recordó que este domingo en toda la Iglesia se realiza la Colecta del DOMUND, Día Mundial de las Misiones, la cual se ofrece íntegramente por las necesidades de las misiones en todo el mundo.

“Los invito a todos a orar por las misiones, fomentar las vocaciones a la misión Ad gentes y colaborar generosamente para apoyar económicamente a las misiones”, expresó.