Llevan alegría a niños de casa hogar con pastorela

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Alumnos del Colegio Motolinía interpretaron una pastorela y la comunidad escolar participó en una posada

Alumnos del Colegio Motolinía interpretaron una pastorela y la comunidad escolar participó en una posada

Gracias a la conjunción de esfuerzos entre la comunidad escolar del Colegio Motolinía  y Cáritas Diocesana se realizó la pastorela y kermés en la casa hogar “Vivan los Niños”, adscrita al Sistema DIF Michoacán

Morelia, Michoacán, 28 de diciembre de 2016.-  Gracias a la conjunción de esfuerzos entre la comunidad escolar del Colegio Motolinía  y Cáritas Diocesana se realizó la pastorela y kermés en la casa hogar “Vivan los Niños”, adscrita al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Michoacán.

La Directora General del Sistema DIF Michoacán, Rocío Beamonte Romero agradeció a todos los involucrados en esta actividad, ya que acciones como estas permiten que los niños que están a cargo del organismo conozcan acerca de las tradiciones navideñas y convivan, el cual es es uno de los objetivos en su formación integral.

Beamonte Romero indicó que el Sistema DIF Michoacán trabaja para brindarles las mejores condiciones de vida a niñas y niños, por lo que invitó a la comunidad escolar del Colegio Motolinía, a los miembros de Cáritas Diocesana, así como a la sociedad en general a seguirse sumando a estos esfuerzos, ya que la unión de voluntades traerá mayores beneficios a las y los michoacanos.

A los niños de la casa hogar les pidió disfrutar de la pastorela y a poner en práctica el significado de esta puesta en escena, que es un mensaje a la unión, la solidaridad y a la ayuda mutua, valores que son necesarios practicar día a día.

Los estudiantes de sexto de primaria del Colegio Motolinía realizaron el montaje de la pastorela que narra las vicisitudes que un grupo de pastores tuvieron que pasar para dejarse guiar por la estrella de Belén y llegar a tiempo a recibir al recién nacido niño Dios.

Al término de la pastorela, los asistentes pidieron posada y disfrutaron de piñatas, antojitos mexicanos, el tradicional ponche y los aguinaldos, además de que disfrutaron de la convivencia.