Obispos de Michoacán llaman al voto razonable

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Los cristianos católicos estamos llamados a preservar con los valores del Evangelio a las personas, instituciones y estructuras de la sociedad en que vivimos en nuestro País

Los cristianos católicos estamos llamados a preservar con los valores del Evangelio a las personas, instituciones y estructuras de la sociedad en que vivimos en nuestro País

Les invitamos a que en estas próximas elecciones descubramos una oportunidad para dar testimonio de participación, de compromiso con nuestro país ahora que están en juego muchos temas de importancia para México, pero que también tienen una proyección hacia el mundo tanto en el nivel económico, educativo, político, laboral, de migración, etc.

Morelia, Michoacán, 10 de junio de 2018.- UN VOTO RAZONABLE, CONTRIBUYE A LA DEMOCRACIA

MENSAJE DE LOS OBISPOS DE LA PROVINCIA DE MORELIA HACIA LOS COMICIOS ELECTORALES DE JULIO 2018

Los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Morelia, saludamos a todas las personas cristianas católicas y de buena voluntad, que participan de la vida social y política de México y del Estado de Michoacán.

Los Obispos de la Iglesia Católica tenemos como parte de nuestro ministerio episcopal enseñar, instruir, impulsar y motivar a los cristianos católicos, para que participen en las próximas elecciones de una manera libre y consciente, para que sea un voto responsable.

Los cristianos católicos nos orientamos con la Doctrina Social Cristiana para discernir las realidades sociales, políticas, económicas, educativas, culturales y de participación ciudadana y política, como en esta ocasión que se trata de las votaciones del 1° de julio próximo.

El discernimiento consiste en separar toda la información que llega a nosotros a la luz de los criterios de juicio que nos da la Doctrina Social de la Iglesia, los cuales son: el amor, la verdad, la libertad, la justicia, la solidaridad y la construcción de la paz.

Siendo más específicos en el primero ayuda esta pregunta: ¿Qué haría Cristo estando en mi lugar? En el segundo, ¿Lo que me dicen o me están diciendo es verdaderamente el bien que conviene a las personas, lo que piensan lo quiero oír? El tercero: la libertad, como facultad de decidir, no debe de estar condicionada interna o externamente por nada ni nadie, para que la persona puede elegir como corresponde. El cuarto: la justicia, es hacer uso de un derecho, que le es propio a cada mexicano por ser tal, que es votar y emitir ese voto a quien la persona considere que realmente va hacer el mayor bien posible. El quinto: la solidaridad, es hacer fuerte al débil para que se pueda valer por sí mismo y se convierte en sujeto de su propio desarrollo. El último: la construcción de la paz, ella es un don y una tarea, por eso todos debemos preguntarnos ¿con mi voto voy a contribuir a la construcción de la paz? porque nadie va a venir de fuera a construirla si nosotros no nos comprometemos con ella desde donde nos toca participar.

Los obispos hemos escuchado con frecuencia ¿Por quién vamos a votar? ¿Cuál es el bueno? ¿Ahora está tan revuelto todo que ya no sabemos quién es quién? y con todo esto ¿Para dónde irán las cosas?

Ante toda esta incertidumbre, no nos queda otro camino que discernir bien, para votar mejor.

Los Obispos cuando hablamos de estos temas indudablemente que lo hacemos desde una perspectiva pastoral y desde la ética social; ofreciendo algunos criterios de juicio para que puedan orientar su decisión a la hora de elegir, a quién le van a dar su voto.

Tomando en cuenta esto, queremos invitarles a que no caigan en la tentación de la desesperación por tanta confusión que se ha generado, y que, más bien, permanezcan fieles a las convicciones que tienen en los valores como la honestidad, la veracidad, la justicia, el bien y ante todo el valor por la vida, el matrimonio, la familia, la sociedad; porque sin ellos no podemos contribuir a la construcción de una sociedad alternativa, basada en los valores del Reino de Jesucristo nuestro Buen Pastor.

Además, es oportuno, que a la distancia del proceso de las campañas recapitulemos la información que nos han dado los candidatos a los distintos puestos públicos y los diferentes columnistas de los diarios y demás medios de comunicación, para discernirla conforme a nuestros principios, valores, criterios de juicio y directrices de acción y podamos así informarnos, un juicio recto delante de Dios y nuestra conciencia antes de votar.

Les invitamos a que en estas próximas elecciones descubramos una oportunidad para dar testimonio de participación, de compromiso con nuestro país ahora que están en juego muchos temas de importancia para México, pero que también tienen una proyección hacia el mundo tanto en el nivel económico, educativo, político, laboral, de migración, etc.

Nosotros no podemos quedarnos al margen de lo que suceda y dejar en manos de unos pocos el destino de nuestra patria.

Ante la diversidad de opiniones, que han surgido y que parece que nos dividen mucho más a los mexicanos; los cristianos católicos tenemos que aportar desde la Doctrina Social los principios, los criterios de juicio y las directrices de acción, que orientan a los cristianos para establecer relaciones más justas entre personas y grupos en este orden político, económico, porque estos principios son universales y pueden ayudar a que tengamos puntos de encuentro y nos comprometamos por el bien común, que es a lo que se debe orientar toda actividad política, es decir, a lograr el bien que nos conviene a todos.

Conscientes de que la política de México se ha corrompido, porque le ha faltado la sal de los valores éticos, inspirados en la fe cristiana como la justicia social, la solidaridad, la subsidiaridad, el bien común… renovamos la conciencia de que los cristianos católicos estamos llamados a preservar con los valores del Evangelio a las personas, instituciones y estructuras de la sociedad en que vivimos en nuestro País.

Es nuestra oportunidad y tenemos el desafío de aprovecharla para hacerle el mejor bien a nuestro querido México.

Que Santa María de Guadalupe nos acompañe e interceda por nosotros para que tengamos el mejor discernimiento y decisión en las elecciones.

Con nuestra oración y bendición.

Sus hermanos obispos.