Para la Iglesia, legalizado o no, aborto es asesinato: Carlos Garfias

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En cuanto al tema del aborto, Garfias Merlos señaló que de acuerdo con la doctrina de la Iglesia, cualquier expresión abortiva es un asesinato

En cuanto al tema del aborto, Garfias Merlos señaló que de acuerdo con la doctrina de la Iglesia, cualquier expresión abortiva es un asesinato

En otro tema, el arzobispo de Morelia aclara que la renuncia el cardenal primado de México nada tiene que ver con viejas acusaciones que han querido resurgir en este contexto; aclara que el 6 de junio el cardenal cumplirá 75 años, y como lo pide el Código de Derecho Canónico, cada obispo debe solicitar su renuncia al llegar a dicha edad

Morelia, Michoacán, 04 de junio de 2017.- Este domingo 4 de junio, poco después de las 10:00 de la mañana, el Sr. Arzobispo de Morelia D. Carlos Garfias sostuvo su rueda de prensa dominical con los reporteros locales en el patio de la Mitra (anexo de Catedral). Luego de leer el Comunicado*, respondió a las preguntas de los periodistas.

Al pedírsele su opinión acerca de la renuncia de Mons. Norberto Rivera como Arzobispo de la Ciudad de México, D. Carlos señaló que esta renuncia (como pide el Código de Derecho Canónico a cada Obispo al llegar a los 75 años de edad) se da porque el día 6 de junio, D. Norberto cumplirá 75 años, y aclaró que “el tiempo en que esta renuncia pueda ser aceptada es incierto, depende del Santo Padre, y lo mismo quién pueda ser el sucesor. Creo que todo el tema lo han vuelto demasiado mediático”.

Los cambios son, dijo, algo normal que sucede en la Iglesia. “Todo lo que se ha estado suscitando en torno a este hecho, también es mediático. Son acusaciones viejas que han querido resurgir ahora con ocasión de su renuncia”.

Otra reportera le preguntó, acerca de los apoyos del Gobierno del Estado para la remodelación de algunos templos, cuáles o cuántos son estos recintos. Mons. Garfias contestó que estos apoyos dependen, en cada comunidad, de su propia organización y de las relaciones que ellas tienen con las autoridades; él no conoce cuántos sean estos casos ni tiene un elenco de templos en esa situación.

Un reportero le preguntó, dado que se sigue hablando de legalizar el aborto en Morelia, qué opina la Iglesia en este asunto. Mons. Garfias respondió que “legalizado o no legalizado, la Iglesia ha expresado siempre su opción por la vida desde su origen natural hasta su muerte natural; y claro que cualquier expresión abortiva, de acuerdo a la doctrina de la Iglesia, es un asesinato”.

Otra reportera, volviendo sobre el tema del Card. Norberto, preguntó si habrá que revitalizar a la Iglesia de México. A ello, D. Carlos dijo que, como ya se ha visto en el caso de la transición que se dio en Morelia, “va a terminar un Cardenal su ministerio, llega otro Arzobispo con los retos propios de darle continuidad a la evangelización en la Iglesia y con las novedades que pueda traer la persona que es llamada para continuar el ejercicio del ministerio. La Iglesia no está empezando, tiene más de 2,000 años. La Iglesia de México es dinámica, viva, con sus procesos evangelizadores; quien llegue tendrá que continuarlos”, pero señaló que “siempre estará el desafío de adecuar de la mejor manera posible el mensaje del Evangelio a las realidades de nuestros tiempos, y a eso tendrá que responder quien suceda a D. Norberto”. El tema de la sucesión que ahora se presenta, confió, “ayudará a que se ponga más énfasis en intensificar la evangelización de la Arquidiócesis de México, y repercutirá en toda la Iglesia de México, esperamos”.
* Se anexa a este Boletín, junto con el audio de la Rueda de Prensa.

A continuación, ATIEMPO.MX (www.atiempo.mx), su portal de noticias y denuncias por internet, reproduce de manera íntegra el comunicado al cual previamente dio lectura el arzobispo:

Comunicado 08-17

Morelia Mich., a 4 de junio de 2017.

Conectar a las personas con la naturaleza

Con este tema se celebrará el Día Mundial del Medio Ambiente 2017 y, como cada 5 de junio, se nos invita a tomar conciencia de cuidar el lugar donde habitamos. En este año se nos anima a salir al aire libre y adentrarnos en los espacios naturales para apreciar su belleza y su valor, y a impulsar el llamamiento a la protección de la Tierra, nuestro hogar común. El tema de este año nos invita a reflexionar sobre nuestro lugar en la naturaleza y nuestra dependencia estrecha. Nos plantea el reto de descubrir vías divertidas e interesantes de experimentar y valorar esta relación esencial. El medio ambiente le da al hombre el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual, moral, social y espiritualmente. En la larga y tortuosa evolución de la raza humana en este planeta, se ha llegado a una etapa en que, gracias a la rápida aceleración de la ciencia y la tecnología, el hombre ha adquirido el poder de transformar, de innumerables maneras y en una escala sin precedentes, cuanto lo rodea. Las Naciones Unidas es consciente de que la protección y el mejoramiento del medio humano es una cuestión fundamental que afecta al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero. El Papa Francisco afirma que “Hoy, creyentes y no creyentes, estamos de acuerdo en que la Tierra es esencialmente una herencia común, cuyos frutos deben beneficiar a todos”, y “necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana”(LS 52). Unámonos y actuemos en bien de nuestra Tierra y de nuestro medio ambiente. Estamos llamados a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan (LS 23).

La paz es un don de Dios que debemos compartir con los demás

Quiero resaltar el tema de la conciliación entre las partes implicadas en los casos de denuncias, enfrentamientos por venganza, diferencias múltiples entre personas. Este hecho es una oportunidad para recordar y retomar la necesidad y la importancia de un camino de reconciliación respetando los derechos de terceros. La paz es un don de Dios que debemos compartir con los demás. Construir la paz exige el respeto de la dignidad de todas las personas y de los pueblos y el esfuerzo de vivir la fraternidad. La responsabilidad de proteger los derechos humanos y de asegurar condiciones para que todos puedan cumplir con sus respectivos deberes, recae principalmente sobre el Estado. Sin embargo, los derechos humanos han de ser respetados en las relaciones de todos con todos, como expresión de justicia y de fraternidad. Es necesario promover la profundización de la dimensión antropológica, ética y jurídica de los derechos humanos, con el fin de asegurar su pleno respeto. Cuando los derechos y deberes humanos son vistos desde la legalidad y no desde la cultura, la cual contribuyen a humanizar, se convierten en proposiciones frágiles, separadas de la dimensión ética y racional, que es su fundamento y su fin. Espero «que todo cristiano se sienta comprometido a ser un trabajador incansable a favor de la paz y un valiente defensor de la dignidad de la persona humana y de sus derechos inalienables». Espero la presencia activa de los miembros de la Iglesia como constructores de la paz y constructores de una sociedad más humana (CNP 219).