Pide Carlos Garfias consultar a todos los sectores sobre el aborto

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En otro tema, Garfias Merlos, felicitó a todos los infantes con ocasión del Día del Niño, y señaló que ellos nos enseñan los valores de la tolerancia y la reconciliación

En otro tema, Garfias Merlos, felicitó a todos los infantes con ocasión del Día del Niño, y señaló que ellos nos enseñan los valores de la tolerancia y la reconciliación

Entre más consulta ciudadana haya será mejor, señaló el arzobispo de Morelia, quien recalcó que en este tema siempre hay que tener presente la dignidad y el bienestar de la mujer y del no nacido, y proveer condiciones para ello; afirmó que el padre de la criatura en gestación comparte la responsabilidad por su vida, lo que tampoco se debe perder de vista

Morelia, Michoacán, 01 de mayo de 2017.- El arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, pidió a los legisladores consultar a todos los sectores de la población sobre el tema del aborto, que recientemente han puesto en la mesa políticos de izquierda en Michoacán.

Durante una rueda de prensa, el prelado señaló que entre más consulta ciudadana haya será mejor y recalcó que en este tema siempre hay que tener presente la dignidad y el bienestar de la mujer y del no nacido, y proveer condiciones para ello.

A pregunta expresa, Carlos Garfias afirmó que el padre de la criatura en gestación comparte la responsabilidad por su vida, lo que tampoco se debe perder de vista.

En otro tema, el arzobispo de Morelia felicitó a todos los infantes con ocasión del Día del Niño, y señaló que ellos nos enseñan los valores de la tolerancia y la reconciliación.

Además, cuestionado en torno a la conmemoración del Día del Trabajo, Garfias Merlos, destacó la importancia del diálogo y el acuerdo entre empresarios, autoridades y trabajadores, para hacer posible la generación de empleos y la conservación de estos en tiempos que no son fáciles para la economía del país.

Antes, el prelado dio lectura al comunicado “Los Obispos de México elaboran un Proyecto Global Pastoral para responder a los desafíos actuales en la iglesia y la sociedad”, emitido por los obispos mexicanos al final de su 103ª Asamblea Nacional, realizada la semana pasada en México.

A continuación, ATIEMPO.MX (www.atiempo.mx), su portal de noticias y denuncias por internet, reproduce de manera íntegra el citado comunicado:

Morelia Mich., Domingo 30 de Abril de 2017
Comunicado 03-17

Los Obispos de México elaboran un Proyecto Global Pastoral
para responder a los desafíos
actuales en la Iglesia y en la sociedad

Para celebrar la Centésima Tercera Asamblea Plenaria de la CEM, que ha sido una oportunidad para favorecer el diálogo y la reflexión sobre diversos temas que aquejan a nuestra Iglesia y a la sociedad, y para fortalecer los lazos fraternos y buscar mejores caminos de acompañamiento a nuestros pueblos y comunidades.

En dicha Asamblea, participaron cerca de 134 Obispos de las 95 circunscripciones eclesiásticas del país, agrupadas en 18 provincias, así como el Nuncio Apostólico, y miembros de las diversas comisiones y dimensiones, con la finalidad de orar, reflexionar, dialogar, y hacer un serio discernimiento pastoral de la realidad que vive nuestro pueblo, para transformarla con la fuerza del Evangelio.

El Objetivo de esta Asamblea consistió en: “Presentar y consensuar la segunda fase del Proyecto Global Pastoral hacia el 2031 – 2033 (PGP), y acordar las líneas de seguimiento así como la fecha de su publicación”. Estamos seguros que los trabajos realizados en esta Asamblea ayudarán en nuestro mejor desempeño como Episcopado Mexicano. Queremos mirar lejos ocupándonos de  nuestros desafíos actuales, inspirados en Jesucristo nuestro Redentor y Santa María de Guadalupe.

Ante la discusión sobre el aborto: optar por la vida como derecho fundamental

El tema de la despenalización del aborto en el Congreso local ha desatado posiciones encontradas que reflejan la pluralidad de ideas y de maneras de entender los problemas sociales. Hasta cierto punto, esta es una situación normal, en cuanto que es normal que haya diversidad, siempre y cuando la pluralidad no amenace la convivencia social.

Al respecto, tanto los católicos como los miembros de otras confesiones cristianas defendemos y promovemos el valor de la vida desde su concepción hasta su muerte natural. De hecho, hay motivos humanitarios que compartimos con los no creyentes o por quienes no reconocen valor alguno a las convicciones religiosas. Es de elemental humanidad el sentido de respeto a la vida de todos, y en el caso que nos ocupa, del no nacido y de la madre. Hay que pensar en las condiciones de vida que afligen a muchas mujeres que pueden sentirse orilladas al aborto, precisamente porque no tienen las oportunidades necesarias para buscar otra alternativa ante un embarazo no deseado. Hay que pensar en legislaciones que aseguren a las mujeres una educación integral, un trabajo digno, acceso permanente a la salud y a condiciones de equidad. Hay que pensar en que, de hecho, tengan acceso a una vida digna que pueda disminuir sustancialmente la tentación a la interrupción del embarazo.

Por otra parte, conviene que en la discusión que se tiene sobre el tema, se mantenga la serenidad, el intercambio de argumentos y no haya lugar a descalificaciones o a insultos que puedan abonar a la crispación social. El proceso de diálogo y de búsqueda de las mejores alternativas será oportuno realizarlo en un clima civilizado y de respeto entre las diversas posiciones que se dan ante este tema.

La paz es un valor que tiene que ser salvaguardado en circunstancias como esta, el cual implica un profundo respeto a quienes piensan diferente, aun manteniendo las propias convicciones.

Será importante que se reconozca, en el marco del Estado laico, la pluralidad de ideas y se propicie el diálogo democrático en la discusión de asuntos públicos como lo es esta iniciativa de ley. El respeto a la pluralidad de las posiciones fortalece la vida democrática. En este sentido, es legítima la opinión de todos, incluidas las iglesias, en los procesos legislativos, ponderando las razones de todos, pero buscando hacer un discernimiento para llegar a las mejores decisiones y acuerdos.