Pobreza e inseguridad, mayores problemas en Arquidiócesis de Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En cuanto al tema de violencia, el Señor Arzobispo, compartió que la inseguridad y la violencia han crecido y se presentan de una manera más exacerbada en las Diócesis de Apatzingán y Zamora

En cuanto al tema de violencia, el Señor Arzobispo, compartió que la inseguridad y la violencia han crecido y se presentan de una manera más exacerbada en las Diócesis de Apatzingán y Zamora

“Aunado a los problemas de inseguridad, existe la desconfianza del pueblo ante el proceso electoral, el descontento y recelo de la ciudadanía, ante las propuestas de los candidatos” que buscan un puesto público, expresó el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias

Morelia, Michoacán, 21 de enero de 2018.- “Los invito para que me ayuden a pedir a Dios que me mantenga lleno de la alegría, del entusiasmo y la entrega en el Sacerdocio y en el Episcopado, para que siga llevando esperanza y consuelo, para que continúe empeñoso en la misión de Evangelizar y para seguir expresando el grito de mi pueblo”, petición de Monseñor Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Morelia, que externó en la rueda de prensa, de este domingo 21 de enero, al celebrar el primer año de su ministerio Episcopal en la Arquidiócesis de Morelia.

El pasado 18 de enero se conmemoró el aniversario de toma de posesión de Monseñor Carlos Garfias, como Arzobispo de la Arquidiócesis, “cumplí un año de caminar con esta porción de la Iglesia como Arzobispo de Morelia. Expreso mi gratitud a Dios en este aniversario, y también agradezco a todos ustedes por el cariño, la cercanía y el apoyo durante todo este año”, refirió Monseñor, también pidió a los reporteros de los medios de comunicación y la feligresía de Morelia, se unan en oración por su ministerio Episcopal, “para que vea con ilusión y entusiasmo el futuro, y que juntos, podamos crecer y cambiar nuestra realidad en Cristo nuestra Paz.

Me encomiendo a sus oraciones para tener la fortaleza que me permita ser entre ustedes el pastor, el amigo, el maestro, el compañero que todos necesitan y que el evangelio exige de mí”.

En la rueda de prensa, el Señor Arzobispo compartió el júbilo que representa para la Arquidiócesis de Morelia, la alegría de recibir a 13 jóvenes, que el próximo 25 de enero tomarán el ministerio diaconal, “este hecho significa una extraordinaria bendición para nuestra Arquidiócesis que se manifiesta en añadir más manos, mentes y corazones a nuestro Proceso de Renovación y Revitalización Pastoral que hemos iniciado en nuestra querida Arquidiócesis”.

Estos 13 diáconos “representan la esperanza de nuestra Iglesia para seguir instaurando el Reino de Dios, para seguir haciendo presente a Jesús en medio de su pueblo, para seguir anunciando la Buena Nueva y para seguir brindando consuelo y esperanza a quienes más lo necesitan”.

El día de ayer, 20 de enero, se realizó una celebración eucarística en la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, en Pátzcuaro, donde hicieron su profesión de fe, ante el señor Arzobispo.

El señor Arzobispo, compartió que la Arquidiócesis de Morelia, es privilegiada en las vocaciones, actualmente en el Seminario Diocesano de Morelia estudian 260 jóvenes, lo que lo convierte en uno de los seminarios más grandes de México.

También es una de las Diócesis más prolíficas en ordenaciones sacerdotales, Monseñor compartió que a lo largo de la historia del Seminario se ha “mantenido la promoción vocacional, la formación y atención” a los jóvenes, dijo que en promedio anual, el número de jóvenes que reciben el orden sacerdotal oscila entre 10 y 14. Monseñor Garfias compartió “cuando yo me ordené sacerdote, nos ordenamos 11”.

También expresó que otra de las bendiciones de la Arquidiócesis es el número de sacerdotes, pues en Morelia son 645, de ellos, 135 son sacerdotes religiosos.

En la rueda de prensa, Monseñor Garfias también expresó su preocupación por la reconstrucción del tejido social en la Arquidiócesis de Morelia, preocupación que comparte con los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Morelia que está compuesta por las Diócesis de Apatzingán, Cd. Lázaro Cárdenas, Morelia, Tacámbaro y Zamora.

El Señor Arzobispo, Carlos Garfias, los Señores Obispos de las cinco Diócesis y los representantes de las Comisiones de Pastoral de cada una de ellas, se reunieron del 15 al 17 de enero en la Ciudad de Morelia, en la que se tuvo la visita del Sr. Nuncio Apostólico, Mons. Franco Cóppola.

En dicha reunión se analizó la realidad de la Provincia Eclesiástica, en relación a la realidad social que viven las Diócesis de Michoacán, en cuanto a pobreza, violencia y ciudadanía, desde un enfoque sociocultural; cada Diócesis presentó un informe de las realidades de los municipios donde ejercen su ministerio eclesiástico, y se hizo un análisis de las condiciones sociales del estado y del país.

Derivado de esta reunión, las cinco Diócesis propusieron líneas de acción que se implementarán en cada una de ellas, de acuerdo a sus necesidades y realidades, pero bajo el mismo compromiso de promover la justicia social en favor de la paz, la familia y la participación ciudadana, señaló Monseñor, esto con el fin de hacer frente a los problemas analizados.

Preguntado sobre las conclusiones a las que llegaron en dicha reunión de Provincia. El Señor Arzobispo de Morelia señaló que los cinco Obispos y los representantes de las Comisiones Diocesanas, concluyeron “que hay una pobreza notable en Michoacán, y algunos de los pueblos más desfavorecidos pertenecen a la Diócesis de Tacámbaro”, dijo Monseñor.

En cuanto al tema de violencia, el Señor Arzobispo, compartió que la inseguridad y la violencia han crecido y se presentan de una manera más exacerbada en las Diócesis de Apatzingán y Zamora.

Y en cuanto a la participación ciudadana, vieron que “aunado a los problemas de inseguridad, existe la desconfianza del pueblo ante el proceso electoral, el descontento y recelo de la ciudadanía, ante las propuestas de los candidatos” que buscan un puesto público.

Monseñor Carlos Garfias, dijo que la Provincia Eclesiástica, basados en la líneas de acción comprometidas en dicha reunión, trabajarán “desde una perspectiva evangelizadora, para acompañar y ofrecer consuelo, esperanza y acompañamiento a las víctimas de violencia”.

En las cinco Diócesis se continuará trabajando en el compromiso de capacitación y la atención en los Centros de Escucha que se han implementado en la Diócesis de Apatzingán, Zamora y Morelia, y se tiene proyectado, para este año 2018, continuar con la apertura de 3 Centros de Escucha por Diócesis.

Para la Diócesis de Morelia, se tiene contemplado abrir 7 centros en este año, los que se sumarán a los 2 centros que ya se tienen en la ciudad de Morelia.

Los Obispos de las cinco Diócesis “estamos dispuestos a seguir buscando una colaboración de la Iglesia, la sociedad civil y las autoridades, para hacer una plataforma en común, para colaborar, en la medida de nuestras posibilidades, que se vaya generando un proceso de reconciliación, de perdón y de colaboración conjunta, para ir transformando el ambiente de inseguridad y violencia, en un ambiente de esperanza, de pacificación y de reconciliación”, expresó Monseñor.

El señor Arzobispo señaló que otro tema que preocupa a los Obispos de la Provincia de Morelia, es la economía de los ciudadanos, por ello en próximos días se reunirán nuevamente los cinco Obispos, con representantes de organizaciones de la sociedad civil y autoridades relacionadas con el tema, donde contemplarán una “ruta para crear una Economía Solidaria”, que permita “impulsar cooperativas y cajas de ahorro para favorecer proyectos productivos en nuestras comunidades”.

El Señor Arzobispo fue cuestionado acerca de las declaraciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), sobre el incremento de ejecuciones extrajudiciales, Monseñor respondió que los señalamientos que hace la CNDH siempre son oportunos y tienen un peso importante dentro de los procesos de justicia, dijo que la Comisión “señala cuando hay una violación de los derechos humanos y cómo se afecta la dignidad de las personas, en ese sentido los señalamientos siempre tendrán validez”, aunque reconoció que en ocasiones no siempre se encuentran los caminos para ejercer la justicia y atender los aspectos de las violaciones de la dignidad humana, “siempre será oportuno hacer los señalamientos, pero es necesario que haya respuesta y los caminos, para resarcir la violación de la dignidad humana.

A un señalamiento se espera una respuesta” acotó el Señor Arzobispo. También fue cuestionado sobre el tema de los Migrantes, específicamente en relación a las políticas migratorias y las declaraciones de Donald Trump, Presidente de Estados Unidos. Monseñor Carlos Garfias expresó que “en el proceso de tantos discursos y declaraciones, muchos de ellos se quedarán en sólo discursos, en amenazas mediáticas”, que no dejan de ser preocupantes, pero que afortunadamente en la actualidad no han afectado la vida de miles de migrantes mexicanos que radican en el vecino país, dijo que a pesar de las políticas migratorias de Estados Unidos, del gobierno de Trump, según las estadísticas de los mismos migrantes y de los medios de comunicación “el número de deportados ha disminuido, lo que contrasta con los discursos del presidente y con lo que realmente sucede”.