Por inseguridad y bloqueos, cuatro grandes empresas salen de Michoacán

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Bernal Vargas señaló que en todo el año los industriales de Michoacán no fueron recibidos por el gobernador Silvano Aureoles, pese a que se le solicitó una audiencia

Bernal Vargas señaló que en todo el año los industriales de Michoacán no fueron recibidos por el gobernador Silvano Aureoles, pese a que se le solicitó una audiencia

Así lo aseguró el presidente de la AIEMAC, Ricardo Bernal, señala que las empresas se encontraban asentadas en Morelia y Uruapan; entre todas generaban alrededor de mil empleos; y, las cuatro emigraron al vecino estado de Guanajuato

Morelia, Michoacán, 14 de diciembre de 2016.- Por la inseguridad y bloqueos carreteros, así como a las vías del tren, cuatro grandes empresas abandonaron tierras michoacanas, aseveró el presidente de la Asociación de Industriales del Estado de Michoacán, Asociación Civil (AIEMAC), Ricardo Bernal Vargas.

De acuerdo con el empresario, las citadas corporaciones generaban alrededor de mil empleos para los michoacanos y las cuatro emigraron hacia el vecino estado de Guanajuato, ante la falta de condiciones y garantías para seguir operando en Michoacán.

Ricardo Bernal señaló que en el estado se está haciendo todo lo contrario a cumplir con la necesidad de atraer inversiones y fuentes de empleo, ante los graves problemas de inseguridad y los constantes bloqueos de carreteras y a las vías férreas por parte de diversas organizaciones y grupos sociales.

El presidente de la AIEMAC lamentó incluso la falta de atención por parte del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, a quien se le estuvo solicitando una audiencia que nunca les fue concedida a los industriales del estado, con el argumento de supuestos problemas de agenda.

Para Bernal Vargas, el único avance que se tuvo en 2016 fue el anuncio de la modernización de la Ciudad Industrial de Morelia, y señaló que este año el sector industrial pudo haber crecido hasta el 6 ó 7%, sin embargo, eso no fue posible y se quedó sólo en el 3%, ante las alzas en los combustibles, en las tarifas de energía eléctrica, la volatilidad del dólar y la incapacidad de las autoridades para dar las garantías de seguridad para el desarrollo de las actividades industriales y comerciales.