Toda crisis puede ser una gran oportunidad: Carlos Garfias

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Al preguntársele en particular sobre la desaparición del periodista Salvador Adame, respondió: “Yo siempre les he expresado que los hechos violentos, como en este caso de las desapariciones, cuanto más cerca se tienen, más se siente, y más pareciera que se tiene la urgencia de encontrar al culpable”

Al preguntársele en particular sobre la desaparición del periodista Salvador Adame, respondió: “Yo siempre les he expresado que los hechos violentos, como en este caso de las desapariciones, cuanto más cerca se tienen, más se siente, y más pareciera que se tiene la urgencia de encontrar al culpable” (FOTO: ALEJANDRA ORTEGA)

El arzobispo de Morelia habló sobre la posible licencia del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles; la persistente violencia e inseguridad en Michoacán; y la disparidad de visiones de los temas entre autoridades y sociedad: “pareciera que se viven dos realidades diferentes”; expresó

Morelia, Michoacán, 12 de junio de 2017.- Este domingo 11 de junio, poco después de las 10:00 de la mañana, el Sr. Arzobispo de Morelia D. Carlos Garfias Merlos sostuvo su Rueda de Prensa dominical con los reporteros locales en el patio de la Mitra. Luego de leer un comunicado, respondió a las preguntas de los periodistas

Se le preguntó, acerca de la reciente declaración del Gobernador del Estado de que podría pedir licencia a su cargo en los próximos meses, y cómo afectaría esto, respondió: “Son noticias que pueden provocar todo tipo de interpretaciones y de reacciones… Habrá que ver cómo se hace el proceso para poder dar un juicio. Inmediatamente pareciera que se puede criticar la comunicación de que se va a pedir la licencia, pero yo creo que habrá que ver qué sucede de aquí a los meses que se están mencionando, de octubre a noviembre, y dentro de eso, yo creo que el hecho de que todos tengamos que ir asumiendo la responsabilidad es lo que yo estoy expresando, y ojalá que el Gobernador asuma su propia responsabilidad, y todos los demás, parte de su mismo equipo de colaboradores y la sociedad civil vayamos asumiendo nuestras responsabilidades”.

Preguntado sobre la persistente violencia e inseguridad, dijo: “La realidad de la violencia y la inseguridad está a la vista. A lo que yo estoy haciendo un llamado es a que esa realidad no nada más la veamos, sino que nos hagamos responsables de transformarla, y allí es donde yo creo que el Gobierno tiene su función. Las organizaciones e instituciones de la sociedad tenemos nuestra responsabilidad; ustedes, como medios de comunicación tienen su responsabilidad: todos tenemos una responsabilidad para que esa realidad podamos transformarla”.

Añadió que “lo que yo estoy queriendo plantear es que seamos objetivos en el conocimiento de la realidad y que todos nos hagamos responsables de transformar la realidad. Ahora, bien, un punto muy importante que yo pongo siempre en el centro –se lo he dicho varias veces– es que atendamos a las víctimas. Si atendemos a las víctimas todos, gobierno, sociedad civil, organizaciones, la Iglesia (las diferentes Iglesias), si todos ponemos una atención esmerada en las víctimas de la violencia, estaremos dando un paso muy importante para hacer la transformación, que es posible, dependiendo de la colaboración y la responsabilidad de todos”.

Sobre el mismo tema, y la disparidad entre la visión de las autoridades y la sociedad civil acerca de esto, y la posible licencia del Gobernador en estas circunstancias, señaló: “Toda crisis puede ser una gran oportunidad o puede ser también un gran perjuicio. Allí es donde yo insisto mucho que vayamos asumiendo todos responsabilidades; es decir, que no pareciera que todo queda en la decisión de una sola persona. Tiene mucha importancia lo que él decida, pero en la medida en que vaya surgiendo la corresponsabilidad, la participación, el compromiso de todos, podemos hacer de las situaciones, por graves que sean, una oportunidad. Siempre podremos hacer algo muy valioso en relación al momento más crítico que pueda estarse viviendo”, y acerca de la disparidad de visiones hizo notar: “Es parte del gran reto que hay en nuestro tiempo: pareciera que se viven dos realidades diferentes, y el reto es que tengamos la misma percepción de la realidad. Ahí, por ejemplo, la sociedad civil será muy valioso que pueda ayudar a que las autoridades tengan la misma percepción de la realidad que se tiene por parte del pueblo”.

Al pedírsele su parecer sobre la medida en que no ha actuado la Iglesia respecto del problema de la descomposición social, contestó: “Hace ya cinco meses que llegué aquí a Morelia, dije que los cristianos tenemos que reconocer que también, en la medida que no hemos tenido suficiente compromiso dentro de la sociedad y dentro de la transformación de las realidades, también tenemos una responsabilidad que asumir, y es parte del esfuerzo que la Iglesia está también haciendo para atender a los jóvenes, a las familias, buscar crear formas específicas de atención a las víctimas de la violencia: estamos como Iglesia haciendo nuestro propio esfuerzo, reconociendo que no hemos hecho lo suficiente, como en su momento podrá decirse de la familia, de las escuelas o de la sociedad en general (empresarios, organizaciones sociales…): todos podemos hacer mucho más, y eso ayudaría para que no se avance en la descomposición, sino más bien vayamos saliendo de ésta”.

Al preguntársele en particular sobre la desaparición del periodista Salvador Adame, respondió: “Yo siempre les he expresado que los hechos violentos, como en este caso de las desapariciones, cuanto más cerca se tienen, más se siente, y más pareciera que se tiene la urgencia de encontrar al culpable. Yo siempre he creído que desgraciadamente pasan estos hechos, y siempre tendremos que pedir la verdad y la justicia en relación a lo que sucedió, y siempre tendremos que buscar las formas para acompañar y ayudar, desde un acompañamiento psicosocial, espiritual, pastoral y jurídico en lo que corresponde, a quienes resultan víctimas, o sea que ese esquema no lo podemos perder. Las afectaciones no se pueden evitar, y en la medida en que tenemos más cerca la afectación, es más difícil poder encontrar el valor de lo que pueda hacerse en razón de aquel hecho de violencia. En ese sentido yo creo que es importante tener los datos de investigación, en la verdad y la justicia, que es lo que de alguna manera ustedes los reporteros y periodistas han estado buscando en relación a este compañero de ustedes, y encontrar las formas adecuadas de dar el acompañamiento preciso quienes están más cerca de la afectación, de la desaparición de este hermano nuestro.

En vísperas de la celebración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, se le preguntó su opinión acerca de este fenómeno, dijo que, aunque no tiene estadísticas precisas, señaló que este “es un tema muy delicado, muy importante, y es parte de que las autoridades y todos en la sociedad podamos estar pendientes para que los niños tengan su espacio para tener su vida de familia, su educación, su tiempo, y no adelantarles el tiempo del trabajo y de responsabilidades que todavía no les corresponden. Es un derecho fundamental de los niños”.