Todos llamados a construir nuestra democracia: Arquiócesis de Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En otro tema, Medina Garfias lamentó que en la UMSNH se esté privando a los jóvenes del derecho a la educación; llama a autoridades y sindicatos a resolver sus problemas por la vía del diálogo

En otro tema, Medina Garfias lamentó que en la UMSNH se esté privando a los jóvenes del derecho a la educación; llama a autoridades y sindicatos a resolver sus problemas por la vía del diálogo

El obispo auxiliar de Morelia, Herculano Medina, señaló que los ciudadanos “tienen la obligación de conocer a los candidatos, investigar cómo se han conducido y sus propuestas, su conducción laboral y poder emitir un juicio para determinar quién es el mejor para gobernar”

Morelia, Michoacán, 14 de enero de 2018.- “Los jóvenes tienen derecho a una verdadera educación que forme a la persona humana, para que se desarrolle integralmente, lo que implica que sean personas de mayor calidad, se formen mejores familias, sea una mejor sociedad”, fue el mensaje del Señor Obispo Auxiliar de Morelia, Mons. Herculano Medina Garfias, que compartió en rueda de prensa con los medios de comunicación, el día de hoy 14 de enero, donde habló de la “educación universitaria: un derecho y un deber”.

El Señor Obispo, dijo que “es necesario que todos los hombres, participen de la dignidad humana y tienen el derecho inalienable de educación, a fin de fomentar en la sociedad la verdadera unidad y la paz. Los jóvenes universitarios tienen derecho a que sus padres, las autoridades civiles y eclesiales, estimulen, despierten y les ayuden a asumir su responsabilidad en el deseo del aprendizaje y superación, conforme a la conciencia de los valores morales y civiles que demanda hoy nuestro país, para que sean los agentes de cambio que necesita nuestra sociedad”.

Sin embargo, debido a los conflictos educativos en el estado, tanto de los sindicatos de maestros de los diferentes niveles académicos, como de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, el tema de la educación nos preocupa a los michoacanos, pues “se está privando de un bien a los jóvenes que es la educación y que es parte de la justicia social”, expresó el Señor Obispo.

Por ello, Monseñor Medina, insistió que la educación es un derecho de todos los seres humanos, y es un tema en el que la sociedad, las instituciones y las autoridades deben colaborar para mejorar las condiciones educativas, por cual, hizo un llamado a las autoridades federales y estales, y las propias de la Universidad Michoacana a ser más responsables, “se debe privilegiar el diálogo”, para resolver estos problemas y poder dar respuesta favorable a todos los involucrados en el conflicto educativo.

De igual manera, Mons. Medina Garfias, habló de las responsabilidades de los sindicatos, dijo que “un sindicato debe surgir para buscar el bien de los trabajadores y de la institución, debe haber una proporcionalidad, sin perjudicar a sus componentes”, pidió a los integrantes de los sindicatos, a no perjudicar a terceros, porque “así se perdería la finalidad del sindicato, el de buscar el bien común”.

Monseñor Medina, pidió a las partes involucradas en el conflicto, sindicados y autoridades, buscar caminos donde no se perjudique a ninguna de las partes en conflicto, dijo que se debe buscar alternativas de solución y no solo privilegiar sus propios intereses, expresó que la solución no solo son las manifestaciones o la huelga, sino el diálogo para “solucionar los problemas en beneficio de todos, lo que urge es resolver lo más pronto posible” el conflicto, así como dar solución a las demandas de pago y a la administración eficaz de los recursos financieros, de una manera “responsable”.

Lo anterior, también lo manifestó el Señor Obispo, en relación a los problemas de infraestructura educativa que existe en algunas escuelas del estado, exhortó a quienes son los encargados de administrar, asignar y aplicar los recursos económicos, a ejercer su trabajo con responsabilidad y justicia social, “si las personas no han administrado bien los recursos, es signo de irresponsabilidad, y deberían ser llamados a rendir cuenta”.

En la rueda de prensa, Monseñor Herculano Medina, también habló del Proceso electoral 2018, “las próximas elecciones de julio son una oportunidad para que los candidatos estén a la altura de los tiempos políticos que demanda nuestra Patria y nuestros pueblos, favoreciendo el desarrollo en paz del proceso electoral, son una oportunidad para los servidores públicos de cumplir con sus responsabilidades, de realizar un trabajo en común y lograr una reconciliación entre las distintas fuerzas políticas, incluyendo a la ciudadanía”.

Monseñor Medina hizo un exhorto “a todos los fieles a la civilidad política y social, todos estamos llamados a construir nuestra democracia con interés y responsabilidad, que esta contienda electoral nos haga más sensibles y conscientes a los ciudadanos para generar espacios de participación y vigilancia en el proceso electoral, buscando el bien común y el de nuestra patria, poniendo todo el esfuerzo, para erradicar la corrupción, la ignorancia y las profundas desigualdades sociales que han marcado a nuestros pueblos.

“Al hacerse poco a poco visibles los candidatos se intensificará el ambiente electoral en el que los partidos políticos serán los protagonistas principales”, por ello, Monseñor Medina, dijo que el perfil del candidato ideal debe cumplir con tres características: Primero “Tener espíritu de servicio, la persona debe dejar el egoísmo y no perder el rumbo de servir a la sociedad y no ver los cargos públicos como un trampolín o un negocio. –Segundo- debe tener ética y regirse por la recta razón, es decir la verdad, la justicia y el bien. –Tercero- debe tener capacidad de diálogo, que genere la participación e intercambio de opiniones, buscando siempre el bien común y la justicia social”.

El Señor Obispo expresó, que los ciudadanos deben exigir “a los candidatos y a los partidos políticos que tomen en cuenta los principios fundamentales de la solidaridad, el trabajo humano, el salario justo, la vida en sociedad y la ética”.

Al elegir un candidato, la sociedad debe ver a la persona en base a sus valores, principios y virtudes, los ciudadanos “tienen la obligación de conocer a los candidatos, investigar cómo se han conducido y sus propuestas, su conducción laboral y poder emitir un juicio para determinar quién es el mejor para gobernar, no deben elegir por el mal menor, sino por el mejor”.

El Señor Obispo fue preguntado sobre la participación de los sacerdotes en la vida política, a lo que respondió que los sacerdotes no pueden participar en condiciones partidistas, ni en la inducción al voto, dijo que “el derecho canónico prohíbe participar en la política” y tampoco pueden influir en los feligreses a votar por ningún partido político o candidato, “lo que deben hacer los sacerdotes es orientar e iluminar” a las personas y propiciar la participación ciudadana en su derecho a ejercer el voto libremente.

El Obispo, también fue preguntado sobre la intensión de la Comunidad Lésbico-Gay de registrarse como candidatos a un cargo público, expresó que “el derecho humano está por encima de cualquier preferencia sexual”, todos los seremos humanos, tienen derecho a votar y ser votados, y ser tratados sin discriminación, en la Iglesia todos son recibidos como hijos de Dios.

Fue cuestionado sobre su opinión del precandidato Andrés Manuel López Obrador, a lo que el Señor Obispo contestó, “hablaré en general de los candidatos, todos son personas humanas con virtudes y defectos, lo importante es que los candidatos hagan sus propuestas en beneficio de la sociedad” y pidió que los candidatos no se aprovechen de los problemas y necesidades sociales que existen en México”.