Descarta CEDH de Michoacán tortura contra Mireles

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En el acta levantada, se establece que los detenidos sí estaban incomunicados, pero sin señales de tortura y golpes, situación que se constató sólo hasta las 16:30 horas del día sábado

En el acta levantada, se establece que los detenidos sí estaban incomunicados, pero sin señales de tortura y golpes, situación que se constató sólo hasta las 16:30 horas del día sábado

El ombudsman michoacano, José María Cázares, expuso que la única queja interpuesta es por haberse mantenido incomunicado al estar en la sede de la PGJE, misma que se levantó y se canalizó a la CNDH a través de la visitadora Araceli Uribe

Morelia, Michoacán, 02 de julio de 2014.- El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), José María Cazares Solórzano descartó que el líder de las autodefensas, José Manuel Mireles Valverde, durante su estancia en Michoacán, haya sido víctima de tortura.

“Nosotros estuvimos muy al pendiente que se dio en La Mira y tengo los documentos levantados tanto de la visitaduría de Lázaro Cárdenas en el seguimiento de este asunto que nos ocupa, y hemos constatando que no ha habido violaciones a los derechos humanos en cuanto a tortura”, aseguró.

Expuso que la única queja interpuesta es por haberse mantenido incomunicado al estar en la sede de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Michoacán.

Dicha queja fue levantada a las 18:00 horas, y fue canalizada a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a través de la visitadora Araceli Uribe.

Hasta el momento han continuado la recepción de quejas de quienes se encuentran recluidos en el Centro de Readaptación Social, Francisco J. Múgica de Morelia.

José María Cazares Solórzano, presidente de la CEDH agregó “desde ayer (anteayer) les hemos estado levantando quejas, vía telefónica hasta este momento van tres quejas, las otras las canalizaremos a la comisión de Derechos Humanos”.

Señaló que en el acta levantada, se establece que los detenidos sí estaban incomunicados, pero sin señales de tortura y golpes, situación que se constató sólo hasta las 16:30 horas del día sábado.