CNTE y comuneros de Arantepacua pintarrajean Centro Histórico de Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Se procederá a realizar el retiro de las pintas, bajo el procedimiento que se ha utilizado habitualmente y que cuenta con aprobación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

Se procederá a realizar el retiro de las pintas, bajo el procedimiento que se ha utilizado habitualmente y que cuenta con aprobación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

Los daños registrados son: una pinta de 14 metros de longitud por 1.20 metros de altitud en Palacio de Gobierno, así como otra pinta en el suelo en la esquina de la calle Abasolo con la Avenida Madero

Morelia, Michoacán, 06 de abril de 2018.- Tras pronunciarse como respetuoso de las manifestaciones pacíficas que no afecten a la ciudadanía, el Gerente del Patrimonio Cultural de Morelia, Juan Carlos Mata García, lamentó el daño causado a los monumentos del Centro Histórico de la ciudad durante las movilizaciones del pasado cinco de abril, protagonizadas por la Sección XVIII de la CNTE y comuneros indígenas de Arantepacua.

El funcionario municipal expresó que el primer cuadro de la ciudad es una zona destinada a la sana convivencia de morelianos y visitantes, mientras que las expresiones registradas esta tarde dañan el patrimonio cultural y generan un gasto proveniente de los recursos públicos del municipio.

Reiteró que la libre manifestación debe darse sin conductas violentas que dañen el patrimonio común de los morelianos o que pongan en riesgo la integridad tanto de los manifestantes como de terceras personas, ajenas a sus peticiones.

En ese sentido, la mencionada dependencia informó que los daños registrados son: una pinta de 14 metros de longitud por 1.20 metros de altitud en Palacio de Gobierno, así como otra pinta en el suelo en la esquina de la calle Abasolo con la Avenida Madero.

El personal de la Gerencia procederá a realizar el retiro de las pintas, bajo el procedimiento que se ha utilizado habitualmente y que cuenta con aprobación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).