Durante dos días, visitantes le “dan vida” a los panteones de Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Aunque el día primero está "destinado" para "todos los santos" que son los niños, las personas aprovechan para estar también con las personas mayores, lo mismo que el día dos que en teoría es la fiesta más grande

Aunque el día primero está “destinado” para “todos los santos” que son los niños, las personas aprovechan para estar también con las personas mayores, lo mismo que el día dos que en teoría es la fiesta más grande

Aunque muchas veces los familiares se olvidan de sus difuntos durante casi todo un año, este primero y dos de noviembre  los panteones “cobran vida”, pues se llenan de colores con las flores que son colocadas en las tumbas las cuales son limpiadas a consciencia, además de las ofrendas que los familiares y amigos depositan a los pies del difunto

Morelia, Michoacán, 01 de noviembre de 2017.- Aunque muchas veces los familiares se olvidan de sus difuntos durante casi todo un año, este primero y dos de noviembre  los panteones de la ciudad de Morelia “cobran vida”, pues se llenan de colores con las flores que son colocadas en las tumbas las cuales son limpiadas a consciencia, además de las ofrendas que los familiares y amigos depositan a los pies del difunto.

Desde la mañana del primero de noviembre, muchas personas acuden a los camposantos a “darle una manita de gato” a las tumbas y ya por la tarde, las flores de cempasúchil, la pata de león, la nube, los amigos, familiares y hasta los mariachis, hacen acto de presencia para venerar a quienes “se nos adelantaron en el camino”.

Aunque el día primero está “destinado” para “todos los santos” que son los niños, las personas aprovechan para estar también con las personas mayores, lo mismo que el día dos que en teoría es la fiesta más grande pero que en la realidad, se “festeja” por igual los dos días.

De esa manera transcurre la festividad que culmina la madrugada del dos de noviembre cuando de nueva cuenta las tumbas se van quedando solas, las flores se empiezan a marchitar y los familiares y amigos los vuelven a olvidar por todo el año, a pesar de las promesas de muchos que aseguran acudirán a visitarlos más seguido pero que muchas veces, siguen siendo sólo promesas.