Fracasa primer tope inteligente en Morelia

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Cabe destacar que la barrera vial tuvo un costo, según los empresarios, de 200 mil pesos que fueron aportados por ellos mismos y en su mecanismo, tendría la posibilidad de colocarle un botón peatonal que al activarlo, el tope suba y permita el paso del transeúnte

Cabe destacar que la barrera vial tuvo un costo, según los empresarios, de 200 mil pesos que fueron aportados por ellos mismos y en su mecanismo, tendría la posibilidad de colocarle un botón peatonal que al activarlo, el tope suba y permita el paso del transeúnte

Pretendía generar una cultura vial entre los automovilistas, quienes deberían reducir la velocidad o de lo contrario el tope se levantaría impidiendo circular de manera ágil, pero fracasó de manera rotunda, pues prácticamente “nunca funcionó” y sí generó confusión

Morelia, Michoacán, 15 de octubre de 2018.- El primer “tope inteligente” que fue instalado en Morelia e inaugurado el mes de agosto durante la administración anterior y el cual pretendía generar una cultura vial entre los automovilistas, quienes deberían reducir la velocidad o de lo contrario el tope se levantaría impidiendo circular de manera ágil, fracasó de manera rotunda, pues prácticamente “nunca funcionó” y sí generó confusión.

Y aunque el proyecto fue elaborado y hecho por empresarios morelianos en conjunto con instituciones educativas preocupados por la falta de cultura vial que los ciudadanos tenemos como automovilistas, ciclistas, motociclistas y peatones, fue en vano el intento por que hubiera respeto por el peatón a la vez de que no se excedieran los límites de velocidad, ya que no lograron el objetivo.

El tope fue instalado en la Avenida Juan Pablo II justo en la desviación del Asta Bandera y cuenta con un sensor de velocidad colocado 40 metros antes de la barrera que si detecta a un conductor que rebasa los 40 kilómetros por hora, sube el tope para obligar al infractor a que reduzca su velocidad.

Tiene además, con un pequeño semáforo, el cual detecta cuando el automóvil es conducido a velocidad mayor de la permitida y cuando eso sucede, se pone en rojo y sube el tope a fin de que el chofer baje la velocidad y pueda pasar pero de manera lenta.

Si por el contrario, el conductor respeta el límite establecido de los 40 kilómetros por hora, el semáforo se pone en verde y permite el paso del auto sin ninguna restricción.

Cabe destacar que la barrera vial tuvo un costo, según los empresarios, de 200 mil pesos que fueron aportados por ellos mismos y en su mecanismo, tendría la posibilidad de colocarle un botón peatonal que al activarlo, el tope suba y permita el paso del transeúnte, aparte de que se dijo en su momento que contaría también con un sensor para permitir el paso de ambulancias y patrullas, las cuales pudieran pasar sin los problemas que sí tendrían quienes excedan la velocidad.

Aunque en aquella ocasión se buscó con este nuevo programa de “topes inteligentes”, que los automovilistas generaran una inercia positiva, una consciencia vial y que el proyecto no se perdiera sino que fuera impulsado por las autoridades estatales y municipales para replicarlo no solo en Morelia sino en otros municipios del estado, lamentablemente, solo el día de la presentación funcionó y a casi dos meses de su inauguración, el mecanismo ya no funciona y ahora, es solo parte del equipamiento urbano.