Se reforzarán acciones contra ambulantaje en Morelia: José Luis Gil

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Sobre el tema, explicó que sólo un grupo de unos 40 artesanos aceptó su reubicación, motivo por el cual se les permitió instalarse con ciertas condiciones en la Cerrada de San Agustín

Sobre el tema, explicó que sólo un grupo de unos 40 artesanos aceptó su reubicación, motivo por el cual se les permitió instalarse con ciertas condiciones en la Cerrada de San Agustín

El secretario de Servicios Públicos Municipales anuncia que se incorporará un turno nocturno de inspectores de la Dirección de Mercados para vigilar el Centro Histórico; advierte que además de los problemas de ilegalidad y falta de higiene, algunos de los ambulantes son muy agresivos y proceden de estados donde no les permiten esas conductas

Morelia, Michoacán, 07 de febrero de 2017.- Muy pronto se reforzarán las acciones contra el comercio informal en el Centro Histórico, anunció el titular de la Secretaría de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Morelia, José Luis Gil Vázquez.

En entrevista, el funcionario municipal reconoció que muchos comerciantes ambulantes han aprovechado que los recorridos de los inspectores municipales concluyen a las 21:00 horas, y a partir de esa hora comienzan a aparecer atoleros, tamaleros y hippies, entre otros.

Al respecto, José Luis Gil anticipó que en breve se contará con un equipo de 20 inspectores que se incorporarán a la Dirección de Mercados y Comercio en la Vía Pública para cubrir un turno nocturno, además de que se trabajará en conjunto con las áreas de seguridad pública para crear un anillo como el que se utiliza durante las diferentes festividades, mismo que ha dado muy buenos resultados.

El secretario de Servicios Públicos refutó a las personas que creen que los comerciantes informales que invaden el Centro Histórico de Morelia son morelianos pobres que sólo salen a vender sus productos.

En ese sentido, aclaró que estos personajes están bien identificados y provienen de muchos otros puntos distintos a la capital michoacana, como los que proceden de San Lucas Pío, en el municipio de Indaparapeo, que suelen ser los comerciantes más agresivos.

Sin embargo, también aseguró que hay muchos otros provenientes de los estados de México, Hidalgo, Puebla y Querétaro, quienes se hacen presentes en Morelia porque en sus lugares de origen lo les permiten conductas como la ilegalidad, la falta de higiene y la instalación en los centros históricos de las ciudades.

Gil Vázquez manifestó que a las autoridades municipales les corresponde cumplir y hacer cumplir el Bando de Gobierno Municipal de 2001 que prohíbe el comercio informal en el Centro Histórico de Morelia, pero tampoco se trata de perjudicarlos, por lo cual se les han ofrecido una serie de alternativas para que se instalen en otros puntos de la ciudad, pero no las han aceptado.

Sobre el tema, explicó que sólo un grupo de unos 40 artesanos aceptó su reubicación, motivo por el cual se les permitió instalarse con ciertas condiciones en la Cerrada de San Agustín, sin embargo, hay otro grupo de entre 80 y 90 personas que son lideradas por una persona conocida como “Toño” y un licenciado Garcidueñas, quienes en varias reuniones se han negado sistemáticamente a aceptar acuerdos.

Estos comerciantes son precisamente los que se dedican a la venta de aguas frescas, papas fritas, frutas, verduras y frutos secos, a quienes se les planteó la posibilidad de integrarlos a tianguis, pero han advertido que no saldrán del Centro Histórico y exigen que se modifique el Bando de Gobierno a su favor.

Al respecto, José Luis Gil advirtió que el Centro Histórico de Morelia no es negociable y por ese motivo se reforzará la seguridad ante la postura radical mostrada por algunos de eso grupos.

Finalmente, el secretario de Servicios Públicos invitó a la población a no consumir los productos que se les ofertan en las calles del Primer Cuadro de la ciudad, en particular las aguas frescas, frituras y frutos secos, ya que están elaboradas sin los debidos controles de higiene y resultan muy dañinos para la salud.