Arranca análisis sobre la reestructuración de la deuda pública de Michoacán

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Hace unos días, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, señaló que por el retraso en la reestructuración su gobierno ya debía pagar 300 mdp adicionales a los previstos (FOTO: RAMSÉS SEGUNDO RAMÍREZ)

Hace unos días, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, señaló que por el retraso en la reestructuración su gobierno ya debía pagar 300 mdp adicionales a los previstos (FOTO: RAMSÉS SEGUNDO RAMÍREZ)

A dos meses y dos días de que el gobernador Silvano Aureoles envió su solicitud al Congreso del Estado, al fin se han podido reunir las comisiones unidas de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública y de Hacienda y Deuda Pública para comenzar con el estudio del tema

Morelia, Michoacán, 14 de febrero de 2017.- Este martes arrancó en el Congreso del Estado el análisis de la solicitud del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, para solicitar autorización para la reestructuración de la deuda pública estatal por un monto de 10 mil 906 millones de pesos.

Para entrarle al tema, considerado urgente por el Ejecutivo estatal, el Poder Legislativo local se tardó ni más ni menos que dos meses y dos días, ya que la propuesta con proyecto de decreto se remitió desde el pasado 12 de diciembre, sin que de esa fecha hasta hoy se haya concretado alguna reunión de comisiones para abordar el tema.

Fue la semana pasada cuando se convocó a una primera reunión para tocar el asunto, sin embargo, al final fue cancelada por la falta de quórum, ya que en ese momento muchos de los diputados integrantes de las comisiones de Hacienda y Deuda Pública y de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública se encontraban en reunión de trabajo con el titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), José Martín Godoy Castro.

Cabe hacer mención de que hace unos días, en un evento realizado en Morelia, el gobernador Silvano Aureoles fustigó al Congreso del Estado, ya que la tardanza en resolver el tema le ha generado a su gobierno la obligación de pagar 300 millones de pesos más en intereses, mismos que desde su perspectiva se pudieron haber evitado con la reestructuración. (CON INFORMACIÓN DE: RAMSÉS SEGUNDO RAMÍREZ).