Cambio climático también es factor de la caravana migrante: Cristina Portillo

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La presidenta de la Comisión de Migración de la 74 Legislatura del Congreso de Michoacán, refirió que hay estudios muy completos que advierten sobre una crisis ambiental profunda

La presidenta de la Comisión de Migración de la 74 Legislatura del Congreso de Michoacán, refirió que hay estudios muy completos que advierten sobre una crisis ambiental profunda

El éxodo de migrantes centroamericanos es una alerta temprana sobre el fenómeno de la migración de escala global, dice la diputada del Morena

Morelia, Michoacán, 04 de noviembre de 2018.- La caravana de más de cinco mil migrantes centroamericanos que camina con destino a la frontera norte con Estados Unidos, es una alerta temprana sobre fenómenos más complejos de carácter económico y social pero que también tiene que ver con problemas de escala global como el calentamiento global y cambio climático, pues la región sur vive las más severas sequías –y también inundaciones- que obligan al desplazamiento de los ciudadanos por falta de empleo en los campos y una concentración extraordinaria en ciudades que no tienen la capacidad para brindar servicios adecuados, consideró la diputada michoacana Cristina Portillo Ayala.

La presidenta de la Comisión de Migración de la Septuagésima Cuarta Legislatura del Congreso de Michoacán, refirió que hay estudios muy completos que advierten sobre una crisis ambiental profunda de alcance insospechado que podría detonar una migración explosiva y masiva, no la salida de 7 mil personas como sucedió ahora.

Una situación de esa naturaleza también afectará a México pues no todos los migrantes centroamericanos siguen su curso a Estados Unidos. El 19 de octubre pasado ingresaron más de 7 mil ciudadanos adultos, ancianos, niños y jóvenes de Honduras, Guatemala y Nicaragua y ahora mismo que la caravana llegó al municipio de Isla en Veracruz, ya son menos de 6 mil migrantes, lo que significa que muchos se han quedado en los estados mexicanos del sureste como residentes ilegales.

Al respecto, Cristina Portillo consideró que el actual gobierno federal mexicano debe garantizar la estancia legal de estos ciudadanos que han huido de sus países. Para ello, debe emitirse un oficio de salida de al menos un mes de vigencia para que los migrantes puedan transitar por nuestro territorio en su camino al norte o solicitar formalmente una visa humanitaria para quedarse como residentes permanentes en México para vivir y trabajar. Hay otras alternativas que seguramente el gobierno tendrá que analizar como el estatus de refugiado o el asilo político. Al final es reglamentar la estancia de estas personas a su paso por México, dijo.

Por supuesto que a partir del 1 de diciembre la recaerá en el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador y de hecho ya se trabaja en una estrategia integral para atender el fenómeno.

Cristina Portillo aceptó que esta caravana migrante centroamericana y la forma en que el gobierno de Estados Unidos y en particular el presidente Donald Trump enfrentan el conflicto, puede ser determinante en el rumbo de las elecciones intermedias del próximo 6 de noviembre porque los estadounidenses elegirán los 435 miembros de la Cámara de Representantes, 35 senadores, 36 de los 50 gobernadores estatales y cientos, quizá miles, de cargos públicos estatales y municipales. La renovación es casi total, exceptuando la presidencia.

La legisladora local no descarta un uso político de esta caravana de personas y del fenómeno migratorio mismo para presionar al pueblo estadounidense por políticas de mano dura e incluso para favorecer electoralmente al gobernante Partido Republicano.

Finalmente la diputada Cristina Portillo Ayala afirmó que de acuerdo a la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), la salida masiva de ciudadanos centroamericanos con destino a Estados Unidos, tiene causas muy complejas que tienen que ver con fenómenos sociales como la violencia general e intradoméstica, inseguridad, corrupción, pobreza y falta de oportunidades económicas en esta amplia región de América, que se caracteriza por una notable pobreza, por la presencia de delincuencia organizada y por fenómenos ambientales asociados el calentamiento global y cambio climático. “El problema es súper complejo y sumamente grave y hay que estar alertas”, concluyó.