Fidel Calderón llama al PRD a defender el voto del MORENA

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El PRD encabezó en su origen una Revolución Democrática, promoviendo que los principios rectores de los procesos electorales en México fueran los de certeza, legalidad, imparcialidad, independencia y objetividad: Calderón Torreblanca

El PRD encabezó en su origen una Revolución Democrática, promoviendo que los principios rectores de los procesos electorales en México fueran los de certeza, legalidad, imparcialidad, independencia y objetividad: Calderón Torreblanca

Un asunto es que no se hayan concretado acuerdos entre MORENA y el PRD, y otro muy diferente es que el Sol Azteca no defienda el voto ciudadano, argumenta el diputado federal perredista

Morelia, Michoacán, 07 de junio de 2017.- El diputado federal Fidel Calderón Torreblanca, manifestó que un asunto es que no se hayan concretado acuerdos entre MORENA y el PRD, y otro muy diferente es que el Sol Azteca no defienda el voto ciudadano, lo que fortalecería las acusaciones de haber pactado con el PRI para hacerle el trabajo sucio. Nada justificará abandonar y dar la espalda a la genuina voluntad ciudadana.

El Partido de la Revolución Democrática está obligado a defender el mandato ciudadano expresado el 4 de junio a través del voto universal, libre, secreto, directo, personal e intransferible, o, de lo contrario, evidenciará haber abandonado el “principio de democracia” al que debe su nombre.

El PRD encabezó en su origen una Revolución Democrática, promoviendo que los principios rectores de los procesos electorales en México fueran los de certeza, legalidad, imparcialidad, independencia y objetividad, con la finalidad de que el voto ciudadano “cuente y se cuente”; si ahora, frente al derecho de los ciudadanos el partido impone intereses contrarios al principio que ha sido su principal bandera política, entonces los dirigentes agotarán la casi nula legitimidad que les queda y no podrán sostener que representan una fuerza determinante en los procesos electorales, de nada servirán sus aspiraciones mediocres y burocráticas, por qué nadie puede ser determinante en las elecciones sin defender la voluntad popular. En todo caso, se convertirían en determinantes del fraude electoral.