Llama Juan Figueroa a redoblar esfuerzos por los pueblos originarios

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Estamos obligados a avanzar en la resolución de sus demandas, señaló el diputado local por el Distrito XVIII

Estamos obligados a avanzar en la resolución de sus demandas, señaló el diputado local por el Distrito XVIII

El presidente de la Comisión de Pueblos Indígenas del Congreso del Estado, lamentó que más de 200 años después que Miguel Hidalgo proclamara el decreto, en México exista aún “una ofensiva de despojo contra los pueblos indígenas como nunca se ha dado en la historia del país”

Morelia, Michoacán, 07 de diciembre de 2016.- El Diputado Local por el Distrito de Huetamo, Juan Figueroa Gómez, llamó a todas las autoridades del estado a atender los llamados de los distintos pueblos y comunidades indígenas, pues “tenemos la obligación de redoblar esfuerzos y avanzar en la resolución de sus demandas, apegados al Estado de Derecho y garantizando sus derechos fundamentales”.

Al rememorar los 206 años en que el Cura Miguel Hidalgo y Costilla proclamó el Decreto de Devolución de las Tierras a los Pueblos Originarios, Juan Figueroa señaló que el derecho que tienen todos los mexicanos a ser escuchados exige “a escuchar a los Pueblos Originarios y, sobre todo, comprender sus perspectivas y necesidades, en especial a aquellos que siguen en pie de lucha por el derecho a la tierra”.

El también Presidente de la Comisión de Pueblos Indígenas del Congreso del Estado, lamentó que más de 200 años después que Miguel Hidalgo proclamara el decreto, en México exista aún “una ofensiva de despojo contra los pueblos indígenas como nunca se ha dado en la historia del país”.

Puntualizó que más que una evolución en el reconocimiento y protección de sus derechos, ha habido un retroceso, pues en la última década los indicadores  muestran que se ha profundizado la miseria en muchas comunidades de los pueblos originarios.

Finalmente, el Diputado Juan Figueroa recalcó que las instituciones encargadas de atender a los pueblos originarios deben asumir su responsabilidad proporcionando elementos que garanticen su bienestar y su desarrollo social.