Michoacán requiere un Atlas de Riesgos actualizado: Sergio Benítez

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Datos oficiales refieren que 39 municipios michoacanos se encuentran en una escala de Alto y Muy Alto índice de riesgo global, señaló Benítez Suárez

Datos oficiales refieren que 39 municipios michoacanos se encuentran en una escala de Alto y Muy Alto índice de riesgo global, señaló Benítez Suárez

De acuerdo con cifras de SUMA, de los 113 municipios michoacanos únicamente 20 cuentan con atlas de riesgos y sólo 4 de ellos son lo que se encuentran actualizados, como son Cojumatlán, Tuxpan, Angangueo y Briseñas, advirtió el coordinador del PAN en el Congreso del Estado

Morelia, Michoacán, 31 de julio de 2014.- “Es necesario que actualmente los municipios michoacanos cuenten con un Atlas de Riesgos, ya que no existe una cultura de prevención en los asentamientos humanos, los cuales deberían estar en constante alerta dirigiendo sus acciones a mitigar los efectos de los fenómenos perturbadores de origen natural, a fin de evitar retrocesos en sus estrategias y poder elevar la calidad de vida de la población y contribuir al cumplimiento de los objetivos institucionales en materia de ordenamiento territorial”, señaló el diputado Sergio Benítez Suárez.

El coordinador de la bancada panista en el Congreso del Estado, señaló que en esta temporada de lluvias es más notoria la problemática que se acentúa en los municipios michoacanos, por lo que el legislador del blanquiazul señaló la urgencia de que los 113 municipios cuenten con su Atlas de Riesgos, y éstos sean actualizados constantemente, a fin de evitar, así como prevenir, desastres cada vez más devastadores.

De acuerdo con cifras dadas a conocer por la Secretaría de Urbanismo y medio Ambiente del Ejecutivo Estatal (SUMA), de los 113 municipios michoacanos, únicamente 20 cuentan con atlas de riesgos y sólo 4 de ellos son lo que se encuentran actualizados, como son Cojumatlán, Tuxpan, Angangueo y Briseñas.

Es importante señalar que dentro de los trabajos que realiza actualmente la Comisión Estatal de Desarrollo Urbano del Estado de Michoacán, integrada por legisladores de dicha Comisión Legislativa del Congreso local, es contrarrestar y prevenir los efectos que pueden causar los daños meteorológicos y naturales a la entidad, “por lo que buscaremos contribuir en que sean cumplidos los objetivos institucionales en materia de ordenamiento territorial, como lo estipula el artículo 14 fracción XXVII del Código de Desarrollo Urbano del Estado de Michoacán”, refirió Benítez Suárez.

Asimismo, reiteró que los Atlas de Riesgos son herramientas que permiten acceder al conocimiento e identificación de los diferentes riesgos, el grado de exposición y la vulnerabilidad de los municipios, a través de estudios específicos, con la finalidad de proponer, así como realizar acciones que mitiguen sus efectos hacia la población, la infraestructura y el entorno del municipio, “además representa un indicador de cómo y hacia donde deben instrumentarse los planes de desarrollo territorial al ordenamiento urbano y ecológico de la entidad municipal”, subrayó.

Según cifras de la Secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, refiere que 39 municipios michoacanos se encuentran en una escala de Alto y Muy Alto índice de riesgo global, entre ellos los que se encuentra Apatzingán, Ario, Cotija, Jungapeo, Tlalpujahua, y con categoría de Muy Alto el municipio de Uruapan.

“Por ello, se deben fortalecer y asegurar las observaciones del marco legal del riesgo, así como orientar las inversiones públicas y privadas, facilitando las declaratorias de emergencia y desastre oportunamente con el fin de valorar el impacto socioeconómico en riesgo al que estaría expuesto el municipio”, aseguró el legislador panista.

Finalmente, el legislador oriundo de Uruapan Sergio Benítez, hizo un exhorto a las autoridades municipales a generar políticas públicas que permitan crear una vinculación directa entre las autoridades y la ciudadanía, con la finalidad de concientizar sobre la importancia de trabajar en la reducción de riesgos, a través de acciones, así como obras para desincentivar la ocupación de suelo en zonas de peligro e incrementar la inversión en reducción y mitigación de riesgos.