DestacadasSucesos

El Papa Francisco impartió la Bendición Urbi et Orbi

El Sumo Pontífice ha recordado en su mensaje a las víctimas de los atentados contra templos católicos y hoteles en Sri Lanka. Expresó su consternación y dolor por el sufrimiento de tantas personas víctimas de la violencia y les acompaña con sus oraciones y solidaridad.

Ciudad del Vaticano, 21 de abril de 2019.- El Papa Francisco celebró la misa de la Resurrección del Señor en una abarrotada Plaza de San Pedro. Después de la eucaristía, se dirigió a toda la concurrencia para la tradicional bendición Urbi et Orbi.

El Papa ha recordado en su mensaje a las víctimas de los atentados contra templos católicos y hoteles en Sri Lanka. Expresó su consternación y dolor por el sufrimiento de tantas personas víctimas de la violencia y les acompaña con sus oraciones y solidaridad.

El Papa Francisco identifica y nos invita a identificar los rasgos de Cristo resucitado: en primer lugar: está vivo, es nuestra esperanza y lo que él toca se hace nuevo. En segundo lugar: los deseos de Jesús para con nosotros: nos quiere vivos, nos acompaña y espera, no para condenarnos sino para volver a empezar. En momento de desolación, nos devuelve la fuerza y la esperanza.

La primera acción es la novedad para las personas y para el mundo: “La resurrección de Cristo es el comienzo de una nueva vida para todos los hombres y mujeres” … “es también el comienzo de un mundo nuevo, liberado de la esclavitud del pecado y de la muerte: el mundo al fin se abrió al Reino de Dios, Reino de amor, de paz y de fraternidad”.

La segunda acción es que “Cristo vive y se queda con nosotros” y “no abandona a los que se encuentran en el momento de la prueba, en el dolor y en el luto”.

Para el Papa, Cristo es esperanza a través de la palabra, la Palabra de Dios y la palabra pronunciada por él, Francisco. Así, recuerda los sufrimientos del pueblo sirio, y el peligro de que la duración del conflicto puede hacernos caer en la “indiferencia”. El Papa llama a una solución política del conflicto, de manera que se favorezca el retorno de las personas desplazadas y de los refugiados.

El Papa dirige su mirada hacia el Oriente Medio “desgarrado por continuas divisiones y tensiones”. Llama a los cristianos a seguir dando testimonio por la vida. Menciona a la gente de Yemen que sufre el “hambre y la guerra”. Este clamor se une al sufrimiento del pueblo Palestino e israelita y los llama a “buscar un futuro de paz y estabilidad”.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: