Ven futuro en la cerveza artesanal mexicana

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Este 3 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Cerveza

Este 3 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Cerveza

De acuerdo con Acermex, a la fecha hay unas 635 fábricas de cerveza artesanal, que dan empleo directo a 2,880 personas y que en 2017 produjeron una cifra récord de más de 166 mil hectolitros

Ciudad de México, 03 de agosto de 2018.- Hoy que se conmemora el Día Internacional de la Cerveza, el reciente acuerdo entre Bancomext y Cerveceros de México para impulsar la producción y consumo de cerveza artesanal local le puede brindar a la industria las alas que necesita para aprovechar el boom que experimenta desde hace unos años.

Así lo reflejan jugadores y observadores, quienes han visto que con una creciente cantidad de fábricas y marcas, cada vez más gente dice salud con cerveza artesanal mexicana

De acuerdo con Acermex, a la fecha hay unas 635 fábricas de cerveza artesanal, que dan empleo directo a 2,880 personas y que en 2017 produjeron una cifra récord de más de 166 mil hectolitros. En contraste, las cerveceras tradicionales produjeron 92 millones de hectolitros y dan empleo a 55 mil personas. Con ello, vale recordar, México se constituye como el cuarto productor global de cerveza.

Si bien las artesanales representan apenas 0.1% de la producción total de cerveza del cuarto fabricante a nivel global de la bebida, acciones como la de Bancomext podría detonar una era de mayor crecimiento en la industria.

A decir de Érick Calvillo, de la consultora Deloitte, “al parecer no hay límites para esta industria… es un sector relativamente nuevo que comenzó a crecer a paso sostenido… mercado de nicho entre los consumidores gourmet”. En su reporte sobre el sector, Calvillo recuerda cuáles son las condiciones que un fabricante de cerveza tiene que cumplir para que se le considere “artesanal” y que provienen de la German Purity Law: debe contener sólo agua, malta de cebada, lúpulos y levadura. Asimismo, cada cervecera artesanal no debe superar los 7 millones de barriles anuales, debe ser independiente, financiada con capital familiar y no ser parte de una compañía trasnacional.

Por ello este tipo de empresas depende de apoyos financieros como los que una institución como Bancomext les puede acercar. En el convenio firmado la semana pasada, se “persigue el objetivo de llevar a cabo acciones conjuntas y específicas que permitan fortalecer a la industria cervecera existente, así como contribuir a la incorporación de nuevas empresas mexicanas, especialmente las pequeñas y medianas (PyMEs) a la cadena de proveeduría nacional de dicha industria”, dijeron ambas partes.

SUBE COMO LA ESPUMA

A nivel global, la industria cervecera global es de menos de 100 mil millones de dólares. Eso representa una octava parte del valor total del mercado, incluyendo la cerveza tradicional, que ronda los 700 mil mdd. De acuerdo con la consultora Grand View Research, citada por Deloitte, para 2025 el mercado de las craft beers será de unos 503 mil mdd, una suma enorme que se pelean los grandes productores de este tipo de cerveza, como EU, Australia, Bélgica, Alemania y Nueva Zelanda.

En total, recuerda Calvillo, hay 10 mil cerveceras artesanales en todo el mundo. En México hay unas 650, de acuerdo con Acermex.

El analista refiere que la primera cervecería artesanal, bajo los términos modernos de mercado, se abrió en México. En los años siguientes se abrieron más, incluyendo emprendimientos como Santa Fe Beer Factory.

Pero el verdadero boom, dice, se dio a partir de 2013, con un crecimiento sostenido, con lo cual la cerveza artesanal se produce, se consume, y se exporta con marcas mexicanas. Mucho valió en ello la resolución de Cofece de eliminar la exclusividad en la distribución de la bebida. Sin embargo, otro lastre impuesto por Hacienda (el IEPS) provoca que más de la mitad de lo que un consumidor paga por un artesanal sea fiscalizado. Uno de los resultados de esta dinámica es brutal: mientras el sector representa 0.1% del mercado mexicano, en EU, gracias al capital disponible, apoyos fiscales y de promoción, así como de abundancia de materia prima, las craft beers ocupan hasta 12% del mercado.

POR QUÉ SÍ Y POR QUÉ NO LA ARTESANAL

En un sondeo comisionado por Deloitte se asienta que los consumidores mexicanos dicen que la cerveza industrial es su bebida favorita (53%), luego la artesanal (14%), seguidas de otras bebidas espirituosas.

El factor precio es uno de los que pudieran impedir un crecimiento más visible de las cervezas artesanales. Con precios que van de 50% a 300% más que sus equivalentes tradicionales, las artesanales deben competir en áreas como sabor, presentación o calidad.

Quizá por ello, en sondeo de Deloitte, 28.7% de los consumidores dicen que beben cervezas artesanales por su sabor y 18.5% por la calidad del producto. Algunos dicen que es porque buscan algo diferente, porque creen que son productos más puros o con mayor contenido alcohólico.

En cuanto a las barreras para consumir artesanales, los consumidores dicen que les cuesta trabajo conseguir chelas de ese tipo (36.8%) y que son más caras (35.4%).

Sobre la distribución, Acermex dice que apenas 29% de las marcas de cerveza artesanal se consiguen en 5 o más estados, 34% en 2 y hasta 4 estados, y 36% sólo en un estado.

De acuerdo con Acermex, aunque CDMX y la zona metropolitana albergan el mayor número de fábricas de cerveza, con 21%, (seguida de Baja California con 13%), la mayor producción de la bebida es en Jalisco, entidad que concentra más de la tercera parte, con 34%, seguido de Nuevo León, con 15%.

LA GEOGRAFÍA Y LA DISTRIBUCIÓN PESAN

Y si bien la elaboración de cervezas artesanales en México ha subido como la espuma en los últimos años y cada vez son más las entidades que tienen no sólo la presencia de estos emprendimientos, sino también la realización de diversos eventos y festivales para promover las creaciones de diversos cerveceros locales.

Son precisamente estos productores locales los que que se enfrentan a una disyuntiva: producir local o arriesgarse a cruzar fronteras. Esto último implica un mayor reto logístico para las cerveceros artesanales, quienes deben enfrentar los desafíos de la distribución foránea por cuenta propia, en aras de que sus botellas respiren un aire distinto al de su lugar de elaboración.

En acercamientos de Forbes México con cerveceros artesanales en el Quinto Festival de la Cerveza Artesanal de Celaya, realizado el 28 y 29 de julio pasados, coincidieron en que la distribución es uno de sus principales desafíos y a la vez uno de sus pendientes, ya que pensar en llevar sus cervezas a otros estados implicaría costos que reducirían demasiado el margen de ganancia y por ello resulta poco atractivo.

Cabe destacar que en este festival estuvieron presentes principalmente etiquetas guanajuatenses y queretanas, ya que la cercanía entre ambas entidades facililita el traslado, pero al ser cuestionados sobre la posibilidad de distribuir a Ciudad de México, descartaron que esto fuera posible en el corto plazo, ya que no cuentan con un canal de distribución para ello y hacerlo por su cuenta es inviable.

Algunas artesanales ya exportan, lo que se refleja en que el 5.32% de las cervezas en 2016 se vendía afuera de México, de las cuales el 90% de las marcas llegaba a Estados Unidos y Canadá, el 50% a Europa, el 30 por ciento América Central, el 30% a Asia, el 20% África y el 10% a Oceanía, de acuerdo con cifras de Cerveceros de México. (CON INFORMACIÓN DE: FORBES).