De Primera Mano / Sí. Sí era penal

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Nuestro director, Nicolás Casimiro; periodista con 14 años de trayectoria y con experiencia en radio y diversos medios impresos, electrónicos y agencias informativas

Nuestro director, Nicolás Casimiro; periodista con 14 años de trayectoria y con experiencia en radio y diversos medios impresos, electrónicos y agencias informativas

Hoy me saldré un poco de los temas que usualmente toco para expresar algunas de mis apreciaciones en torno a los mitos y mentiras que considero que se han propagado en torno al Mundial de Fútbol: Memo Ochoa no es malo, pero tampoco de los mejores porteros del certamen; y, sí, sí era penal

Morelia, Michoacán, 08 de julio de 2014.- Hoy me saldré un poco de los temas que usualmente toco para expresar algunas de mis apreciaciones en torno a los mitos y mentiras que considero que se han propagado en torno al Mundial de Fútbol en Brasil 2014.

Sobre todo, en cuanto a la Selección Mexicana hay varias puntualizaciones que quiero hacer, claro está, desde mi punto de vista:

A Guillermo Ochoa no lo designaron portero titular por ser el mejor o el que más seguro se veía, como dijo el técnico Miguel Herrera. Lo hicieron titular para conseguirle equipo, pues de los tres arqueros de la Selección Nacional era el único que no tenía trabajo seguro para la próxima temporada.

En torno al mismo Guillermo Ochoa, se nos ha querido hacer creer a través de las televisoras nacionales y las redes sociales que es el mejor, o por lo menos uno de los mejores de todo el Mundial, cuando la verdad es que difícilmente entraría entre los 10 más destacados.

Es verdad que sólo recibió 3 goles en 4 partidos, pero también es cierto que en todo el Mundial sólo le hicieron 10 tiros con verdadero peligro de gol, lo que más que obra del portero es mérito de todo el equipo y el director técnico en su conjunto.

No hay en ese sentido, punto de comparación con el portero estadounidense Tim Howard, que tan sólo en el partido contra Bélgica hizo 16 atajadas, ni con actuaciones como la del costarricense Keylor Navas, del nigeriano Vincent Enyeama; el alemán Manuel Neuer; el brasileño Julio César; o hasta el holandés Tim Krul, que entró nada más que para atajar dos penales.

Por otra parte, en lo que se refiere a la eliminación contra Holanda, para mí sí, sí era penal el que se marcó al final del partido, cometido por Rafael Márquez sobre Arjen Robben. Fue rigorista, pero a final de cuentas sí hubo un contacto y era suficiente para marcar la pena máxima.

Por supuesto que era más claro el doble penal que el mismo Rafael Márquez y Héctor Moreno cometieron sobre el mismo holandés al final del primer tiempo. Márquez le pisó el talón por detrás y Moreno lo derribó chocándolo con la espinilla, aunque al final el mexicano fue el que terminó lesionado.

Ninguno de los dos defensas tocó el balón y los dos golpearon al delantero holandés, pero en los últimos días casi nadie quiere hablar de eso, pues prefieren asumir que de no haberse marcado tampoco el segundo penal México habría ganado a Holanda.

Lo que veo en esa campaña distractora del “no era penal”, es más bien un intento por justificar un nuevo fracaso deportivo, que en realidad no lo fue del todo, porque pese a la eliminación, la Selección Mexicana brindó una participación más decorosa de lo que se podía esperar después de la forma en que alcanzó la calificación.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: atiempomx@gmail.com / www.atiempo.mx