DestacadasEditorialesSin Categoría

¿Tomamos nuestras propias decisiones o lo hacen por nosotros?

“La ventana de Overton” básicamente, describe una estrategia de manipulación de masas para legalizar o convencionalizar toda práctica o posición ideológica, por polémica, radical o inconveniente que esta sea

“En materia de consciencia la Ley de la mayoría no cuenta”

Gandhi. 

Morelia, Michoacán, 28 de julio de 2020.- Estamos viviendo un tiempo lleno de confusión, yo siempre viví con la idea de que la confusión es peligrosa y hoy más que nunca lo afirmo, este año 2020 ha llegado con mucha confusión, ansiedad y miedo, sentimientos que si no los controlamos no pueden enfermar. Esta cuarentena, me ha llevado al silencio y la reflexión y me preguntaba ¿tomamos nuestras propias decisiones, o lo hacen por nosotros?

Y hablando del tema vía zoom con un grupo de colegas, surge la relativamente nueva teoría de esa dichosa ventana, sí “la ventana de Overton” básicamente, describe una estrategia de manipulación de masas para legalizar o convencionalizar toda práctica o posición ideológica, por polémica, radical o inconveniente que esta sea. 

Dicha ventana es una teoría política desarrollada por Joseph Paul Overton (1960-2003). Fue vicepresidente del mayor instituto de investigaciones en política en Estados Unidos, el Mackinac Center for Public Policy (centro Mackinac de Políticas Públicas) de Michigan.

Buscando en la Wikipedia encontré lo siguiente: la ventana Overton es una teoría política que describe como una ventana estrecha el rango de ideas que el público puede encontrar aceptable, y establece que la viabilidad política de una idea se define principalmente por este hecho antes que por las preferencias individuales de los políticos. Joseph Overton observó que para cada área de gestión pública, sólo un estrecho rango de potenciales políticas son consideradas aceptables, dependiendo primeramente si les conviene a los políticos apoyarlas, antes que sus preferencias personales. De esta forma, ese rango varía no cuando las ideas cambian entre los políticos, sino entre la sociedad que los elige. Para evitar comparaciones con el espectro de posiciones ideológicas izquierda-derecha, Overton desarrolló un modelo vertical de políticas que va de “más libre” (arriba) a “menos libre”, relativo a la intervención gubernamental, en la que las políticas aceptables se enmarcan en una “ventana” que puede moverse a lo largo de este eje, ampliarse o reducirse. Al morir Overton, este modelo fue bautizado como la Ventana Overton por sus colegas del centro Mackinac, entre los cuales Joseph Lehman contribuyó a su popularización. (Citado en Wikipedia) Joseph, L. (consultado el 11 de enero 2018). A Brief Explanation of yhe Overton Window. Recuperado de https://www.mackinac.org/overtonwindow

Según Lehman, es muy raro que los políticos puedan modificar la ventana, en lugar de ello, estos típicamente reaccionan y validan lo que se considera aceptable. Aquellos que lo intentan son ya sea verdaderos líderes que pueden mover la ventana por ellos mismos o políticos que se arriesgan a perder simpatizantes. Como explica, generalmente los cambios en políticas públicas vienen después de cambios en la política, que a su vez siguen a cambios sociales; las políticas más duraderas son aquellas apoyadas por fuertes movimientos sociales. Quienes proponen políticas fuera de la ventana buscan persuadir o educar al público para que la ventana pueda tanto moverse como expandirse a fin de abarcarlos, mientras que los opositores de las políticas en curso u otras que estén dentro de la ventana, por el contrario, buscan convencer al público que éstas deberían ser consideradas inaceptables. (Citado en Wikipedia) Joseph, L. (consultado el 11 de enero 2018). A Brief Explanation of yhe Overton Window. Recuperado de https://www.mackinac.org/overtonwindow 

El comentarista político Joshua Treviño postuló que los pasos para que una política pública alcance la total legitimidad pueden definirse someramente como: impensable, radical, aceptable, sensata, popular, política; con las últimas 4 encontrándose dentro de la Ventana Overton. (Citado en Wikipedia) David, A. (2006, mayo 9). Why the Right-Wing Gets It – and Why Dems Don’t. Recuperado de https://www.dailykos.com. 

Análisis posteriores postulan además técnicas para mover la ventana, por ejemplo promoviendo deliberadamente ideas “radicales” con la intención de hacer parecer más moderadas, y por lo tanto más aceptables aquellas ideas que ya se encuentran fuera de la ventana. (Citado en Wikipedia) NCrissieB. (2009, noviembre). Morning Feature: Crazy Like a Fox?. Recuperado de https://www.dailykos.com .

También el mismo Lehman, explicó en The Glenn Beck Program que la ventana puede moverse cambiando la mentalidad de la sociedad apelando a los derechos y la lógica, a la moralidad, a las emociones y en última instancia a las circunstancias o la desinformación. (Citado en Wikipedia) Joseph, L. (consultado el 11 de enero 2018). A Brief Explanation of yhe Overton Window. Recuperado de https://www.mackinac.org/overtonwindow

Daré un ejemplo que muchos utilizan para hacer más entendible esta ventana de Overton, con el tema del “canibalismo”.

Etapa 1. Impensable a lo radical.-  En esta etapa la idea del canibalismo se considera repugnante y ajena a toda moral. En este punto, la ventana está cerrada y no se mueve. Nos amparamos en la libertad de expresión y lo trasladamos a la esfera científica, para los científicos no hay tema tabú, sólo cosas que estudiar y descubrir. ¿Qué se hace? Meter a discusión el tema. ¿Cómo se hace? Dando alguna conferencia sobre tribus como los korowai y su “mística cultura ancestral”. Así pasamos de la actitud negativa e intransigente de la sociedad a una actitud más positiva. Simultáneamente romanceamos el tema, sensibilizamos a la gente y creamos grupos que defiendan a los caníbales. (Siempre habrá despistados). Pagamos algunos medios de comunicación que le den reflectores a este grupo y a este tema.

Etapa 2. De lo radical a lo aceptable.- Sigamos mencionando a la ciencia, pues esto será nuestro respaldo. Es importante tener una imagen de profesional, pulcro, experto, honorable y si se puede bien parecido pues ya es un plus y metemos un discurso dónde si eres intolerante te hagamos ver como bicho raro y no como congruente. Y sigamos matizando el tema sentimentalmente. Al condenar la intolerancia usaremos algún eufemismo para propio fenómeno. Así el canibalismo se convierte en ‘antropofagia’ y posteriormente en ‘antropofilia’.

Etapa 3. De lo aceptable a lo sensato.- En este punto es importante ir torciendo más el tema, disfrazándolo de ciencia y metiendo ideas como “el deseo de comer personas está genéticamente justificado”, “siempre fue tradición en la tribu y es parte de su naturaleza”, “según la Universidad tal, demuestra que las tribus de caníbales están a punto de extinguirse porque les prohibieron comer carne humana”. El ciudadano más despierto dirá “eso es canibalismo, no quieran confundir poniéndole un nombre más científico antropofilia”. La ciencia y los medios de comunicación comienzan a normalizar esto.

Etapa 4. De lo sensato a lo popular.- En este punto entran a escena, caras conocidas, conductores de noticias, blogueros conocidos, cantantes, actores y políticos que se suben al carro del progreso y empiezan a hablar abiertamente de la antropofilia. Y así en esta etapa le subimos más rayitas a lo sentimental y usamos frases como “son víctimas de una sociedad que las orilló a practicar la antropofilia”. Es una etapa de bombardeo, en redes sociales, radio, tv, sea sutil o abiertamente. 

Etapa 5. De lo popular a lo político. En esta etapa ya viene la legalización, aquí necesitaremos del aparato legislativo que ya está previamente involucrado. El tema que era impensable e inmoral ya es aceptado por la sociedad y los políticos, sobre todo los políticos que no quieren arriesgar nada y se unen al “progreso” aun sabiendo que es un absurdo. Claro con el “respeto y la tolerancia” como banderas estableciendo en la conciencia colectiva la antropofilia como un derecho.

Esta “ventana de Overton” es una teoría muy poderosa que utiliza la sutileza y la persuasión para lograr su objetivo sin usar la fuerza; y ese es el verdadero poder. Dice Max Weber “Poder significa la probabilidad de imponer la propia voluntad, dentro de una relación social, aun contra toda resistencia y cualquiera que sea el fundamento de esa probabilidad”.

Así que ¿tomamos nuestras propias decisiones o lo hacen por nosotros?

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: