Tour de Cine Francés: Una familia peculiar

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Una familia peculiar es una comedia entretenida pero que por momentos avanza a trompicones. Sus personajes no son del todo entrañables pero cuenta con los elementos suficientes para pasar un buen momento en el cine.

Es una comedia entretenida pero que por momentos avanza a trompicones. Sus personajes no son del todo entrañables pero cuenta con los elementos suficientes para pasar un buen momento en el cine.

La cinta es una comedia familiar que plantea la posibilidad de una paternidad entregada y significativa, más allá de lo que el Estado considera apropiado para el bienestar de los infantes. Una versión distinta de la paternidad responsable es el caso de Denis, un desordenado idealista que no ha superado el dolor de la muerte de su esposa y que atiende una sex shop por las noches.

Morelia, Michoacán, 10 de septiembre de 2017.- El humor ha sido desde sus inicios, uno de los componentes fundamentales de la programación del Tour de Cine Francés. Entre los trabajos que conforman la presente edición encontramos la comedia dramática Una familia peculiar (Cigarettes et chocolat chaud, 2016), ópera prima de Sophie Reine, conocida anteriormente por su labor en edición y quien debuta no sólo como directora sino también como coguionista. La cinta de estrenó en Francia en diciembre del año pasado con resultados más bien discretos.

El título original de la cinta en francés está inspirado en el tema “Cigarettes and chocolate milk”, del cantante estadounidense afincado en Canadá, Rufus Wainwright. Una de las líneas de la canción parece hacer referencia directa al protagonista (“so, please be kind if i’m a mess”), Denis Patar, un padre de dos pequeñas de trece y nueve años de edad, que intenta sobrellevar la crianza de las chicas tras la muerte de su madre.

Con más entusiasmo que orden, el atribulado progenitor hace malabares para hacerse cargo de dos empleos, además de atender las tareas domésticas. Hasta que un día, un reporte policial sugiere la intervención gubernamental, que llega por mediación de la tenaz Séverine Grellot, quien obligará a Denis a tomar un curso de educación parental para mantener la custodia de sus hijas.

La cinta es una comedia familiar que plantea la posibilidad de una paternidad entregada y significativa, más allá de lo que el Estado considera apropiado para el bienestar de los infantes. Una versión distinta de la paternidad responsable es el caso de Denis, un desordenado idealista que no ha superado el dolor de la muerte de su esposa y que atiende una sex shop por las noches. Pero con el ánimo de conseguir la aprobación estatal para mantener unida a su familia, Denis pierde la espontaneidad que lo caracteriza y solamente un hecho inusual podrá sacarlo de esa pasividad.

Las chicas son un componente importante del filme, la menor, Mercredi, plagada de piojos y aficionada a la lucha libre, al igual que la adolescente Janine, quien toca malamente la flauta y lucha por ocultar los síntomas de una extraña enfermedad neurológica, conforman el cuadro familiar de los Patar. Parecen esbozar la idea de que a pesar de las diferencias todos buscamos aceptación e integración social en algún momento de nuestras vidas.

La obra de la directora francesa alcanza momentos de humor agradables, pero la inclusión de recursos digitales parece innecesaria dentro del relato. Sin embargo, tal vez el principal defecto del filme es que no logra definir su tono, alternando entre la mesura y la comedia alocada sin encontrar un justo medio que brinde uniformidad al conjunto.

Una familia peculiar es una comedia entretenida pero que por momentos avanza a trompicones. Sus personajes no son del todo entrañables pero cuenta con los elementos suficientes para pasar un buen momento en el cine. Por instantes puede parecer facilona y predecible, pero la directora nos reserva un par de sorpresas para el final, las cuales compensan un poco las deficiencias del guión.