Controlado, el pulgón amarillo del sorgo en Michoacán: Sedrua

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Se han invertido 5.9 mdp en la campaña, más de 20 especialistas monitorean de manera constante los cultivos y se han realizado 132 talleres con productores

Se han invertido 5.9 mdp en la campaña, más de 20 especialistas monitorean de manera constante los cultivos y se han realizado 132 talleres con productores

Se han aplicado 6 mil dosis del biológico chrysoperla carnea en casi 17 mil hectáreas, se mantendrá la vigilancia, puntualiza el secretario Israel Tentory García

Morelia, Michoacán, 27 de julio de 2016.- En alerta constante se mantiene la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentario (SEDRUA) ante la presencia del pulgón amarillo en el cultivo del sorgo; hasta el momento se han aplicado 6 mil dosis de control biológico denominado chrysoperla carnea en más de 16 mil 600 hectáreas.
 
Israel Tentory García, titular de la dependencia dio a conocer que el pulgón amarillo causo muchos estragos el año pasado en el sorgo, pero que ahora se están tomando todas las precauciones necesarias para controlarlo y erradicarlo.
 
Señaló que en coordinación con el Comité Estatal de Sanidad Vegetal a través de sus Juntas Locales, se trabaja con las áreas de Desarrollo Rural de los diferentes municipios en donde existen cultivos de sorgo.
 
Hasta el momento se han efectuado 132 talleres en diferentes municipios para capacitar a productores y que ellos puedan monitorear, muestrear y revisar también sus cultivos.

En esta campaña de manejo fitosanitario del sorgo, trabajan más de 20 técnicos y se invierten poco más de 5.9 millones de pesos, recursos que aportan el Gobierno Federal y el Gobierno del estado a través de la Sagarpa y la Sedrua, respectivamente.
 
Tentory García dio a conocer que la chrysoperla carnea, denominada vulgarmente como crisopa, es un insecto que encuentra en muchas partes de América, Europa y Asia. Los adultos se alimentan de néctarpolen y melaza que excretan los pulgones y otros insectos, pero las larvas son unos depredadores activos y se alimentan de pulgones y otros pequeños insectos.
 
La crisopa se utiliza como control biológico de plagas en agricultura, especialmente en el sorgo. Los huevos de crisopa son ovales y se fijan individualmente a los vegetales con un largo hilo. Al principio son de color verde claro pero después pasan a grisáceo.
 
La crisopa se caracteriza por tener un par de grandes mandíbulas en forma de pinza con las cuales apresa a sus víctimas, a menudo levantándolas en peso para evitar que huyan. Las larvas les inyectan enzimas dentro del cuerpo de sus presas disolviendo sus órganos internos, tras lo cual la larva absorbe el líquido resultante del interior del cuerpo de la víctima.