DestacadasEditoriales

Filosofía del pueblo: Un estado en la ruina

Eso es lo que nos da a conocer el gobernador electo, aunque no era necesario tal informe, pues desde que concluyó su mandato el último de la dinastía Cárdenas, el estado simplemente no arrancó

Morelia, Michoacán, 16 de septiembre de 2021.- Eso es lo que nos da a conocer el gobernador electo, aunque no era necesario tal informe, pues desde que concluyó su mandato el último de la dinastía Cárdenas  a la par de la tragedia en el centro histórico de la capital, el estado simplemente no arrancó, varios gobernadores de muchos colores pero con lapsos pequeños han ocupado esa silla y lo único que pudieron cambiar fueron los logos de los edificios, camionetas y uniformes de los servidores públicos.

Hace seis años por fin se pusieron de acuerdo para que un ejecutivo pudiera estar su lapso completo, pero los candidatos que nos presentaron en esas elecciones eran un tal Orihuela, para muchos desconocido, una Cocoa falta de sabor y empatía, pues parecía que solo era el capricho de ese expresidente bélico y un Aureoles al cual le abrieron el camino como si fuera algún premio de lord Peña por su destacada labor cuando fue legislador federal.

Las promesas: las de siempre “castigar a los que endeudaron el estado”, “dar certeza económica” y el ya tan trillado pero infalible discurso “combate a la delincuencia”, siendo ésta última la más olvidada.

A punto de retirarse nos ha regalado bellas postales con un banquito verde con paisajes de fondo muy bonitos, visitando organismos, ciudades, saludando personajes internacionales y haciendo alianzas contra la federación, pues las elecciones no las avala y no quiere que el estado quede a manos de los grupos delincuenciales. ¡Ha!, pero en todo el sexenio nos cantó corridos, bailó caballos, se tomó fotos con Belinda, el buki y en revistas de élite posaba de manera gallarda.

La nueva administración nos promete lo mismo, aunque la cara es nueva,  dentro de su gabinete se ven viejos personajes de esas micro administraciones que no dejaron buen sabor de boca y que  pareciera que al unirse al partido creado por el mandatario federal han sido absueltos, corregidos y sanados.

Un estado que tiene climas hermosos, paisajes increíbles, playas, una tierra envidiablemente fértil, gastronomía única, ciudades y pueblos llenos de historia, de cultura, gente trabajadora, pensante y de buen corazón no se merece ser rehén de políticos corruptos, de vivir con miedo, angustia, hambre y emigrar al ver que su gobierno solo quiere sus votos y no trae ese tan anhelado desarrollo industrial, económico y educativo.

Filosofía del Pueblo: Un caos en la ciudad

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: