DestacadasEditoriales

Ilógico (Por: Jorge Álvarez Banderas)

Su actuar resulta totalmente ilógico, como sus 31 segundos de aplausos del domingo pasado en uno de los patios de palacio nacional…

Morelia, Michoacán, 10 de agosto de 2020.- El modo de pensar y de actuar sensato, de sentido común, es la definición de la palabra “lógico”, de hacer lo contrario resulta el título del presente artículo; lógico es, el actuar del Secretario de la Defensa Nacional, al considerar el “toque de silencio” -toque militar solemne- que cada mediodía se realiza en las instalaciones militares en memoria a los héroes caídos, en homenaje a todos los mexicanos fallecidos por la pandemia del SARS-CoV2, donde en estos lamentables decesos evidentemente también hay militares.

De acuerdo al artículo 1 de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, son instituciones armadas permanentes que tienen las misiones generales relativas a defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación; a garantizar la seguridad interior; de auxiliar a la población civil en casos de necesidades públicas; de realizar acciones cívicas y obras sociales que tiendan al progreso del país; y en caso de desastre prestar ayuda para el mantenimiento del orden, auxilio de las personas y sus bienes y la reconstrucción de las zonas afectadas.

En ninguna de las fracciones de este numeral se consignan obligaciones relativas a la protección de la salud que tiene toda persona en los términos del artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, o bien, obligaciones de establecer las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud en materia de salubridad general, esto en realidad le compete a la Secretaría de Salud.

Resulta ilógico por tanto, que el titular del poder ejecutivo nacional rinda un homenaje a todos los mexicanos fallecidos por el Covid-19, así como al personal del sector salud que atienden esta contingencia, cuando sus recomendaciones pasadas dirigidas a la población, era salir sin temor al contagio; ilógico resultó el sugerir besos y abrazos; ilógico es que se muestre “dolido” de los ya más de 52 mil decesos por el virus frente a la omisión de en marzo pasado, aplicar las medidas y acciones sanitarias, medidas de contención, medidas para evitar el contagio, de dictar medidas preventivas para detectar los casos de personas infectadas con el virus y evitar su propagación en el territorio mexicano.

Que no venga hoy a decirnos que está trabajando todos los días, que no se ha rebasado la capacidad de ocupación en las instalaciones sanitarias, que ya no hay corrupción, que ya no hay lujos, que le duele mucho, que ha actuado con responsabilidad, con profesionalismo, que no se ha quedado nadie sin atención médica, que están trabajando desde que inició la pandemia para que todos seamos atendidos; ya que al decirlo, su actuar resulta totalmente ilógico, como sus 31 segundos de aplausos del domingo pasado en uno de los patios de palacio nacional… 

@lvarezbanderas

Lo absoluto y lo relativo (Por: Jorge Álvarez Banderas)

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: