DestacadasEditoriales

López Obrador traiciona al Ejército; lo quiere desaparecer (Por: Jorge Santa Cruz)

Vemos que López Obrador, sin decirlo abiertamente, convirtió su deseo en un plan: desaparecer al Ejército y a la Armada para sustituirlos eventualmente por la Guardia Nacional

Ciudad de México, 29 de julio de 2021.- El 1 de julio de 2019, al cumplirse un año del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, el periódico La Jornada publicó una extensa entrevista con el ya presidente de la República.

En ella, el jefe del Ejecutivo federal reconoció que, si por él fuera, desaparecería al Ejército y lo sustituiría por la Guardia Nacional:

Si por mí fuera, yo desaparecería al Ejército y lo convertiría en Guardia Nacional, declararía que México es un país pacifista que no necesita Ejército y que la defensa de la nación, en el caso de que fuese necesaria, la haríamos todos. Que el Ejército y la Marina se convertirían en Guardia Nacional para garantizar la seguridad.1

La Jornada le preguntó entonces si hablaba de un deseo o de un plan. La respuesta de López Obrador fue la siguiente:

No lo puedo hacer porque hay resistencias. Una cosa es lo deseable y, otra, lo posible. El paso que dimos fue importante porque la situación era increíble: tenemos 230 mil elementos en el Ejército, 65 mil en la Marina y podían estar asaltando frente a un cuartel y (los militares) no podían meterse porque no lo permitía la Constitución.

Tu preocupación, además de ser justa y legítima, es también mi preocupación: cómo llevar a cabo una reconversión; hacer posible que se respeten los derechos humanos y que haya un comportamiento distinto en la Guardia Nacional, formada por militares y por marinos. Es un desafío.2

Han pasado poco más de dos años de esas declaraciones y vemos que López Obrador, sin decirlo abiertamente, convirtió su deseo en un plan: desaparecer al Ejército y a la Armada para sustituirlos eventualmente por la Guardia Nacional.

El 26 de julio pasado, en Veracruz, López Obrador anunció que reforzará a la Guardia Nacional:

Vamos a fortalecer la Guardia Nacional, vamos a que tenga más instalaciones. Ya no van a ser solo las 266 instalaciones sino, se van a construir, se va a llegar a cerca de 500 instalaciones de la Guardia Nacional para tener presencia en todo el territorio; esto es muy importante, (…) que permanentemente estén en territorio, en las distintas regiones y que también se vayan construyendo unidades habitacionales para las familias de los efectivos de esta corporación.3

En cambio, ¿qué ha hecho el presidente de la República con el Ejército? Desacreditarlo, restarle autoridad y dejar a sus elementos a merced de los sicarios de la delincuencia organizada. Demos pruebas concretas:

  • El presidente prohibió a los militares ejercer la legítima defensa ante las emboscadas que le tienden los cárteles. El caso de Aguililla, Michoacán, es apenas un ejemplo.
  • El presidente obliga al Ejército a liberar a capos importantes, como sucedió con Ovidio Guzmán, hijo del “Chapo” Guzmán, quien fuera —¿o aún lo es?— jefe del Cártel de Sinaloa.
  • El presidente se desentiende del personal militar herido o muerto en combate, pero saluda a la madre del “Chapo” y departe con familiares de Joaquín Guzmán Loera.
  • El presidente satura a los militares con tareas y obras que son de naturaleza civil, como sembrar árboles, construir sucursales bancarias y aeropuertos. Dicho de manera coloquial: López Obrador estira y estira la liga para que el Ejército reviente.

Lo que vemos es una traición presidencial al Ejército mexicano, a la Fuerza Aérea e, incluso, a la Armada de México.

Como lo publicó un mexicano patriota en Sin Compromisos: «La política presidencial de “abrazos, no balazos”, y la falta de sensibilidad del Alto Mando del Ejército han dado pie a […] actos aberrantes y casi habituales contra la tropa».4

Corresponde al general secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, impedir que la traición presidencial se consume. El autor del presente trabajo coincide con quienes sostienen que el verdadero jefe del titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) es el pueblo de México.

Su deber es impedir que el futuro de la nación mexicana sea determinado por la delincuencia, sea esta la de los cárteles del narcotráfico, el secuestro o el tráfico de personas; sea la de los cárteles políticos.

Hasta una próxima entrega, gentiles lectores de Atiempo.

Fuentes consultadas

  1. La Jornada. “El pueblo está muy contento con el cambio: AMLO”. Sección Política. (Fecha de publicación: 1 de julio de 2019. [Fecha de consulta: 28 de julio de 2021]). Recuperado de https://www.jornada.com.mx/2019/07/01/politica/002n1pol
  2. Íbid.
  3. Gobierno de México. “Presidente anuncia fortalecimiento de la Guardia Nacional; habrá más elementos y casi 500 cuarteles en todo el país, afirma”. Sala de Prensa. (Fecha de publicación: 26 de julio de 2021. [Fecha de consulta: 28 de julio de 2021]). Recuperado de https://presidente.gob.mx/presidente-anuncia-fortalecimiento-de-la-guardia-nacional-habra-mas-elementos-y-casi-500-cuarteles-en-todo-el-pais-afirma/
  4. Jorge Santa Cruz. “General secretario: rescate al Ejército; su verdadero jefe es el pueblo de México”. Sin Compromisos. (Fecha de publicación: 21 de julio de 2021. [Fecha de consulta: 28 de julio de 2021]). Recuperado de https://periodismosincompromisos.wordpress.com/2021/07/21/general-secretario-rescate-al-ejercito-su-verdadero-jefe-es-el-pueblo-de-mexico/

General secretario: rescate al Ejército; su verdadero jefe es el pueblo de México

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: