Congreso sordo y caro (Por: Alejandro Vázquez Cárdenas)

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

El autor de este artículo es el reconocido Doctor Alejandro Vázquez Cárdenas

Los recientes sismos que sufrió México, entre otras cosas, han despertado en la mayoría de las personas una mayor conciencia de sus derechos como ciudadanos; ya no es posible que se les trate como menores de edad o bien que los políticos quieran resolver todo con discursos y promesas. Los damnificados quieren hechos, acciones, no rollos demagógicos.

Morelia, Michoacán, 26 de septiembre de 2017.- Los recientes sismos que sufrió México, entre otras cosas, han despertado en la mayoría de las personas una mayor conciencia de sus derechos como ciudadanos; ya no es posible que se les trate como menores de edad o bien que los políticos quieran resolver todo con discursos y promesas. Los damnificados quieren hechos, acciones, no rollos demagógicos. Los daños son cuantiosos, casi incalculables, repararlos será costoso y los recursos del Fondo de desastres (FONDEN) ni de lejos son suficientes.

Hace poco tiempo el Instituto Nacional Electoral (INE) nos sacudió con noticia de que aprobó un presupuesto de 6 mil 778 millones de pesos para el financiamiento de los partidos políticos de cara a las elecciones del próximo año. Y muy orondos todavía nos dicen que será el más alto de la historia del Estado mexicano.

Esa enormidad de dinero, destinado a unas entidades que normalmente se encuentran en el sótano de la estimación y confianza de los mexicanos fue tomada como un insulto por el ciudadano de a pie. Y el asunto empeoro posterior a los sismos y la evidencia de que no había dinero para la reconstrucción.

Lo más irritante para todos es que ese dinero que el INE otorga a los partidos político no es dinero de ellos, ni llegó de Marte; es dinero de nosotros, los agobiados causantes, dinero que un Estado obeso, ciego, sordo y derrochador regala a los partidos para que ellos nos aturdan y nos llenen de basura con sus campañas electorales.

La reacción entre la población y las redes sociales no se hizo esperar. De inmediato se solicitó que ese dinero que en estricto sentido no es del INE sino de nosotros, no se les entregue a los partidos, sino que se utilice para la reconstrucción de México.

Los partidos políticos, hábiles para sobrevivir y engañar, más a la fuerza que con ganas ya están aceptando donar una significativa parte de ese dinero. Falta ahora que los taimados legisladores en el Congreso tengan a bien hacer los movimientos legales necesarios para hacer efectivo esa intención.

Los diputados no gozan de buena fama, situación bien ganada y precisamente investigando esto hace un par de días, en la red me encontré con una publicación el sitio llamado ACADEMICA http://academica.mx que se describe como “una plataforma interactiva, impulsada por TELMEX, que reúne contenidos educativos de prestigiadas Instituciones de Educación Superior y Centros de Investigación Internacionales”. Y lo más interesante, me encuentro con esta propuesta que francamente me resulta atractiva. Veamos:

PROPUESTA DE LEY DE REFORMA DEL CONGRESO.

1. El diputado será asalariado solamente durante su mandato, y no tendrá jubilación proveniente solamente por el mandato.

2. El diputado contribuirá a la Seguridad Social, como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la Seguridad Social inmediatamente. El diputado participará de los beneficios dentro del régimen de la Seguridad Social exactamente como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad.

3. El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los mexicanos.

4. El diputado NO podrá votar su propio aumento de salario.

5. El diputado dejará su seguro actual de salud y participará del mismo sistema de salud que los demás ciudadanos mexicanos.

6. El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los mexicanos, por lo que cesará el fuero.

7. Servir en el congreso es un honor, no una carrera. Los diputados deben cumplir sus mandatos (por no más de 2 legislaturas) y después irse a su casa y buscar otro empleo.

8. ELIMINAR A TODOS LOS DIPUTADOS PLURINOMINALES 200 Doscientos, compromiso que hizo Peña Nieto en su campaña. Y También a los 32 Senadores Plurinominales.

En lo personal me parece una propuesta decorosa y adecuada.