DestacadasEditoriales

Los suspirantes… Jara y sus neo-priístas

Salvador Jara impuso a tres personas que accedieron de la nada a puestos partidistas y candidaturas que a otros militantes del PRI les llevan muchos años, y eso, si bien les va
Salvador Jara impuso a tres personas que accedieron de la nada a puestos partidistas y candidaturas que a otros militantes del PRI les llevan muchos años, y eso, si bien les va

¿Será que los priístas se sintieron bien representados por el gobernador sustituto que impuso su partido? ¿Y será que se sentirán bien representados por las neo-priístas que en pocas semanas llegarán al Congreso del Estado?

Morelia, Michoacán, 29 de junio de 2015.- A lo largo de su periodo como gobernador sustituto de Michoacán, el ex rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Salvador Jara Guerrero, ha sucumbido en varias ocasiones a las tentaciones del poder. Una de las peores la de querer fundar, aprovechando ser el titular del Ejecutivo estatal, un nuevo grupo político al interior del PRI.

Salvador Jara ha viajado reiteradamente al extranjero; ha minimizado los problemas del estado; y, ha sido omiso en el cumplimiento de sus responsabilidades, sobre todo en lo que se refiere a garantizar la seguridad y el libre tránsito.

Mientras que a su alrededor tendió un cerco informativo en el cual sus corifeos sólo le permiten cercanía a aquellos medios y reporteros que son de su plena confianza (por las razones que sean), en contraparte, el mandatario estatal en varias de sus apariciones en público ha pretendido ser gracioso en sus declaraciones, haciendo más evidente su falta de carisma y simpatía.

Además, Jara Guerrero ha colocado en la nómina del gobierno estatal a sus amigos y amigas -llamando mucho la atención estas últimas-, así como a personajes de su grupo político al interior de la UMSNH y ex alumnos; y, ha manifestado su novedosa inclinación política a favor del PRI, lo que había evitado durante su trayectoria pública, sobre todo en aquellos tiempos en los cuales el PRD era el que le daba los puestos.

Hay quien dice que el académico y neo-priísta tiene el mérito de haber pasado prácticamente desapercibido, lo que permitió estabilizar a Michoacán después de la desastrosa crisis económica, social y de seguridad que enfrentaron los gobernadores Leonel Godoy Rangel, Fausto Vallejo Figueroa y Jesús Reyna García.

A ellos yo les respondo que en la nómina y en las finanzas del estado, en las que a veces no pensamos, es precisamente donde sí se dejó ver su paso, así como en la colocación de dos nuevas diputadas, que igual que su patrón, de manera repentina se volvieron priístas y accedieron de la nada a puestos partidistas y candidaturas que a otros militantes del PRI les llevan muchos años, y eso, si bien les va.

Una de ellas es la muy polémica Yarabí Ávila González, que tras participar anteriormente en campañas del PRD, tras cometer irregularidades graves como titular de la Sepsol, haber sido impuesta ante contendientes que eran priístas de nacimiento, y con sólo unos meses en el PRI, se convertirá a partir del 1 de septiembre en diputada local por el Distrito XI de Morelia Noroeste, sin haber vivido nunca en el mismo, pues actualmente reside en el Fraccionamiento Cosmos, es decir, en el Distrito XVI de Morelia Suroeste.

La otra es Rosa María de la Torre Torres, quien tras haber sido secretaria auxiliar de la UMSNH con Salvador Jara, fue enviada de pronto a ser la presidenta de la Fundación Colosio en Michoacán. Es decir, sin contar con trayectoria partidista se convirtió en titular de uno de los principales órganos internos del PRI para la formación ideológica de la militancia. Y, por supuesto, ese fue sólo un escalón para después convertirla en candidata a diputada plurinominal en la segunda posición, es decir, una de las más codiciadas y de más difícil acceso entre los militantes priístas de a pie.

Otra imposición de Jara Guerrero en las candidaturas de las pasadas campañas fue la de Samanta Flores Adame (ex secretaria de la Mujer por unos meses y otra neo-priísta), como abanderada del PRI a diputada federal por el Distrito 11 de Pátzcuaro. Ahí los cálculos le fallaron al gobernador, pues su pupila perdió la elección contra la perredista Araceli Saucedo Reyes, abanderada directa del hoy gobernador electo de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, y de su medio hermano y diputado federal saliente, Antonio García Conejo.

La otrora férrea disciplina priísta le valió a Salvador Jara para ser respaldado por una dirigencia a modo (¿o será más bien que él era el mandatario a modo de la dirigencia?), así como para recibir el respaldo de la bancada del PRI en el Congreso del Estado, además del de los representantes populares ex faustistas.

Pero…, ¿será que los priístas se sintieron bien representados por el gobernador sustituto que impuso su partido? ¿Y será que se sentirán bien representados por las neo-priístas que en pocas semanas llegarán al Congreso del Estado?

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: