SEP no rescatará a la UMSNH, advierte Salvador Jara

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Las universidades “pagan a jubilados y pensionados con dinero que debería ser destinado a los trabajadores activos”, remató el ahora jubilado de la UMSNH

Las universidades “pagan a jubilados y pensionados con dinero que debería ser destinado a los trabajadores activos”, remató el ahora jubilado de la UMSNH

El ex rector de la Universidad Michoacana y actual subsecretario de Educación Superior acusó a las universidades en problemas de no haber tomado las medidas necesarias para resolver la situación y evitar que la crisis siga creciendo

Ciudad de México, 21 de noviembre de 2017.- El subsecretario de Educación Superior, Salvador Jara Guerrero, dijo en entrevista con El Universal que la Secretaría de Educación Pública (SEP) no cuenta con recursos adicionales este año, para apoyar a las universidades públicas en cinco entidades que presentan problemas financieros.

Jara, ex gobernador sustituto de Michoacán, aseguró que “un buen número” de estas instituciones no han tomado las medidas internas necesarias para resolver la situación y evitar que la crisis no siga creciendo.

“Se está acabando el año y realmente nosotros no tenemos posibilidades de ofrecer ningún apoyo extraordinario. Quienes tienen que plantear un esquema son ellas [las universidades]. Hay que recordar que son instituciones autónomas. Con ellas hemos estado trabajando hace más de un año, detectando cuáles son sus fuentes de déficit. Ellas conocen muy bien cuáles son y qué tipo de acciones deben llevar a cabo para que la crisis no crezca”, dijo.

Cabe señalar que, a finales de octubre, los rectores de cinco casas de estudios en Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca y Zacatecas, solicitaron al presidente Enrique Peña Nieto, una ampliación presupuestal de cuando menos 4 mil millones de pesos para cubrir las nóminas de 26 mil empleados.

En una misiva enviada al presidente, se alerta sobre la posibilidad de que las casas de estudios se vean “obligadas a declararse en insolvencia económica de manera inmediata, y no podrán coadyuvar ya con el Estado mexicano en la noble tarea de brindar educación superior y media superior de calidad a miles de jóvenes en el país”.

Además, dijeron que “la mayoría de las universidades públicas y autónomas estatales, al amparo de sus leyes orgánicas expedidas por los congresos locales, han suscrito con sus sindicatos una serie de compromisos laborales, los cuales se encuentran plasmados en sus contratos colectivos de trabajo”.

Al respecto, el subdirector de Educación Superior, quien también fungió como rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, una de las casas de estudio que está al borde de la crisis, dijo que el problema de las instituciones se ha ido agravando porque cuando se “da el dinero” para solventar la crisis, no se invierte en resolver los problemas estructurales que la ocasionan.

“Lo que ha pasado cuando se da el dinero es que la mayoría de las universidades no ha hecho nada. Ahora vamos a ver cuáles son las reglas de operación de los nuevos apoyos; sin embargo, seguramente será más que recibir proyectos o promesas, habrá que darles a las universidades que realmente hagan algo o que avancen en el saneamiento de sus finanzas”, dijo Jara Guerrero.

Agregó que “la mayoría de las universidades no ha hecho nada para resolver los problemas estructurales, hay un buen número de estas que tienen problemas económicos que no han avanzado y que por eso su crisis se ha estado incrementando”.

De acuerdo con la SEP, hay tres razones por las que las universidades están en esta situación de crisis. Una es que han contratado personal sin tener el sustento financiero necesario, otra que tienen prestaciones no reconocidas; es decir, hacen pagos que no aparecen en el presupuesto de egresos del estado, y que tampoco fueron aprobadas por la Secretaría de Hacienda ni por la SEP.

“De tal forma que esto casi siempre lo pagan de muy diversas maneras casi siempre al final de año cuando se tiene dinero por parte de la SEP, se les apoya con algo otra vez a través de los congresos estatales o Hacienda, pero son prestaciones que no están reconocidas dentro del subsidio ordinario del gobierno federal y el gobierno estatal”, dijo Jara.

Y por último, la tercera razón es que las universidades “pagan a jubilados y pensionados con dinero que debería ser destinado a los trabajadores activos; es decir, las instituciones no cuentan con un fondo para pago de jubilaciones y pensiones o bien cuentan con un fondo que es insuficiente”, remató.