Arquidiócesis de Morelia se solidariza con damnificados

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Nuestra Iglesia Diocesana a través de Cáritas hará dicha colecta en todas las parroquias y rectorías de nuestra Arquidiócesis: Carlos Garfias

Nuestra Iglesia Diocesana a través de Cáritas hará dicha colecta en todas las parroquias y rectorías de nuestra Arquidiócesis: Carlos Garfias

Hoy, a través de todas las parroquias y rectorías se realizó una Colecta Especial para socorrer a los mexicanos en la emergencia y en las siguientes fases de rehabilitación y reconstrucción, señaló el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos

Morelia, Michoacán, 07 de octubre de 2018.- La Arquidiócesis de Morelia se solidarizó con los damnificados de los desastres naturales de las últimas semanas en el país y en Peribán, Michoacán.

Así lo anunció el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, quien indicó que hoy, a través de todas las parroquias y rectorías de la Arquidiócesis se realizó una Colecta Especial para socorrer a los mexicanos en la emergencia y en las siguientes fases de rehabilitación y reconstrucción.

“Muchas personas sufren por las lluvias intensas que han provocado deslaves e inundaciones en varias partes del país y de nuestro estado de Michoacán. Se ha emitido una Declaratoria de Emergencia en algunos municipios de nuestro País”, expresó.

“Por tal motivo, los Obispos de México nos solidarizamos con nuestros hermanos damnificados, por lo que hoy en toda la Arquidiócesis de Morelia se lleva a cabo una Colecta Especial, por lo que les rogamos a todos los católicos sumarse, con gesto misericordioso, espíritu generoso y fraterna caridad, a favor de nuestros hermanos para socorrerlos y acompañarlos ahora en la emergencia y en las siguientes fases de rehabilitación y reconstrucción”, indicó Carlos Garfias.

“Frente a este escenario, nuestra Iglesia Diocesana a través de Cáritas hará dicha colecta en todas las parroquias y rectorías de nuestra Arquidiócesis. Agradezco y confío en que se realizará con empeño esta Colecta a favor de nuestros hermanos y hermanas damnificados por las catástrofes naturales”, abundó en el encuentro con los medios de comunicación, realizado la mañana del domingo.

XV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA DEL SÍNODO DE LOS OBISPOS: “LOS JÓVENES, LA FE Y EL DISCERNIMIENTO VOCACIONAL

En otro tema, Garfias Merlos recordó que el Papa Francisco, en su empeño pastoral de abrir las puertas de la Iglesia y anunciar el Evangelio de la Alegría a todo el mundo, lleva a cabo en Roma el Sínodo de los obispos del 03 al 28 de Octubre, con el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”.

El término sínodo viene de dos términos griegos: syn (juntos) y yhodos (camino), y expresa la idea de “caminar juntos”. El Papa Pablo VI, el 15 de septiembre de 1965, creó el Sínodo de los Obispos, como institución permanente, dependiente directamente del Papa. El Sínodo de Obispos se reúne cuando el Papa lo convoca y con el tema que les proponga a estudio, análisis, debate y consulta. Lo preside el Papa y tiene un proceso largo de preparación a fin de que el documento de trabajo, que se llama “Instrumentum laboris”, y es la base para la discusión en el Sínodo, sea fruto de una amplia consulta a toda la Iglesia.

“El Papa Francisco ha realizado ya dos Sínodos: el Sínodo sobre la nueva evangelización y el Sínodo sobre la familia. Este tercer Sínodo nos invita a interrogarnos sobre cómo acompañar a los jóvenes en el camino de la fe, en sus decisiones vitales, y pedir también a los mismos jóvenes que ayuden a identificar las mejores formas hoy para anunciar la Buena Noticia”, expresó el arzobispo de Morelia.

La oración, el diálogo, las reflexiones y las conclusiones que se realicen durante el Sínodo se recogerán en un documento de Actas del Sínodo, que se entrega al Papa y con el que posteriormente elaborará un documento que se publica con el nombre de Exhortación Apostólica (es la publicación que recoge lo tratado en el Sínodo de Obispos).

A través del camino de este Sínodo, la Iglesia quiere reiterar su deseo de encontrar, acompañar y cuidar de todos los jóvenes, sin excepción.

“No podemos ni queremos abandonarlos a las soledades y a las exclusiones a las que el mundo les expone. Que su vida sea experiencia buena, que no se pierdan en los caminos de la violencia o de la muerte, que la desilusión no los aprisione en la alienación. Acompañar a los jóvenes exige salir de los propios esquemas pre confeccionados, encontrándolos allí donde están, adecuándose a sus tiempos y a sus ritmos; significa también tomarlos en serio en su dificultad para descifrar la realidad en la que viven y para transformar un anuncio recibido en gestos y palabras”, expresó Carlos Garfias.

“Los invito a encomendar a María este camino –Sínodo- en el que la Iglesia se interroga sobre cómo acompañar a los jóvenes a acoger la llamada a la alegría del amor y a la vida en plenitud. Ella, joven mujer de Nazaret, que en cada etapa de su existencia acoge la Palabra y la conserva, meditándola en su corazón (cfr. Lc 2,19), y que fue la primera en recorrer este camino. Que cada joven pueda descubrir en la vida de María el estilo de la escucha, la valentía de la fe, la profundidad del discernimiento y la dedicación al servicio (cfr. Lc 1,39-45). Que en sus ojos cada joven pueda redescubrir la belleza de la fe y del discernimiento, en su corazón puede experimentar la ternura de la intimidad y la valentía del testimonio y de la misión”, concluyó.