Cultura de la violencia se abre paso entre la sociedad: Carlos Garfias

Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
En otro tema, Carlos Garfias habló de la importancia del agua, haciendo alusión a la celebración del Día Mundial del Agua, el próximo 22 de marzo

En otro tema, Carlos Garfias habló de la importancia del agua, haciendo alusión a la celebración del Día Mundial del Agua, el próximo 22 de marzo

Es necesario hacer un análisis de los factores que están generando la violencia, para poder “generar una corresponsabilidad social donde las autoridades y los ciudadanos, podamos colaborar desde las diferentes responsabilidades que tenemos en la sociedad”, aseveró el arzobispo de Morelia

Morelia, Michoacán, 18 de marzo de 2018.- “Concientizar y garantizar el derecho humano al agua”, fue el llamado que hizo el Señor Arzobispo de Morelia, Monseñor Carlos Garfias Merlos, a los seres humanos para cuidar el agua, “ya que es determinante para la sobrevivencia de las personas y decide el futuro de la humanidad. El derecho al agua es fundamental para la paz”.

En rueda de prensa, hoy 18 de marzo, Monseñor Carlos Garfias, habló de la importancia del agua, haciendo alusión a la celebración del Día Mundial del Agua, el próximo 22 de marzo. Así mismo, reiteró la invitación que ha hecho la Iglesia a cuidar los recursos naturales, e hizo hincapié en el exhorto mundial que ha hecho el Papa Francisco a cuidar el medio ambiente en la Encíclica «Laudato si’, mi’ Signore» – «Alabado seas, mi Señor».

Monseñor Garfias Merlos expresó la “importancia -del agua- que es esencial para el desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental”.

El señor Arzobispo hizo una invitación a los seres humanos a comprometernos por cuidar el agua, ya que dijo “hace falta una cultura del cuidado y, además, fomentar una cultura del encuentro en la que se unan en una causa común todas las fuerzas necesarias de científicos y empresarios, gobernantes y políticos. Cuidar el agua es fundamental porque donde hay agua hay vida, y entonces puede surgir y avanzar la sociedad. Es necesario otorgar al agua la centralidad que merece en el marco de las políticas públicas”, ya que “parte de los conflictos que se generan a nivel mundial tienen que ver -con el tema- del agua”.

Monseñor expresó que “si no se logra tener medidas adecuadas para el cuidado del agua y para tener acuerdos convenientes entre las distintas regiones del mundo, -la falta- del agua puede ser un problema serio y puede provocar un conflicto mundial”.

En la rueda de prensa, el señor Arzobispo hizo también un llamado a la civilidad, “siempre existen grandes posibilidades que se abren para promover una cultura de paz, en medio de las violencias. La civilidad inspira nuevos valores que la sociedad desde el espíritu de la democracia promueve, como la tolerancia, el respeto a la ley, el ejercicio de la libertad y otros. La familia, la escuela, los medios, las iglesias, entre otros, somos actores sociales que tienen una relevancia mayor en la tarea de forjar una cultura de paz, sin dejar a un lado el papel de los gobiernos mediante sus políticas públicas orientadas a respaldar la cultura de paz”.

Ante los “recientes hechos de violencia en algunos lugares de nuestros pueblos, nos hace reflexionar que hay factores económicos, políticos, sociales y culturales que hacen que broten estos hechos, favoreciendo la actual situación de violencia e inseguridad que padece nuestro estado de Michoacán”, el señor Arzobispo dijo que es importante considerar que “se está generando una cultura de la violencia, y que ésta ha ido promoviendo un estilo de vida con sus expresiones muy propias, como factores que tienen implicaciones políticas, económicas, sociales y culturales, que va abriéndose paso en sectores de la sociedad”.

Indicó que es necesario hacer un análisis de los factores que están generando la violencia, para poder “generar una corresponsabilidad social donde las autoridades y los ciudadanos, podamos colaborar desde las diferentes responsabilidades que tenemos en la sociedad”.

El Señor Arzobispo expresó su preocupación por los jóvenes quienes son vulnerables a caer en las manos del crimen organizando.

Es por ello, que la Arquidiócesis de Morelia tiene como tarea fundamental la atención a los jóvenes, principalmente mediante la pastoral juvenil; “si a los jóvenes no se les da una adecuada educación, un adecuado acompañamiento, se les abre la alternativa para ser contados en la delincuencia organizada y eso expresa el desafío que tenemos para dar la atención adecuada los jóvenes”, sentenció Monseñor Garfias.