DestacadasEditoriales

Filosofía del Pueblo: El caos de una enfermedad

Hay bastantes interrogantes que más que resueltas se multiplican, pues de los padecimientos crónicos que eran el “top ten” de décadas anteriores no se habla, ahora el protagónico es el invisible organismo que nos ha contagiado un murciélago

Morelia, Michoacán, 04 de agosto de 2021.- Desde que inició la contingencia bastantes medios de comunicación han inundado de información de toda índole acerca del bicho que está causando estragos. 

Al principio solo hablaban de un resfriado que atacaba principalmente a gente con enfermedades crónicas, después, que a gente mayor de 60 años, más tarde también a los jóvenes y ahora, hasta los niños.

Nos manejaron un plazo de dos años, pero aparecen variantes más peligrosas según los estudios de las cientos de universidades, al igual que los multimillonarios laboratorios que advierten cepas peligrosas a cada rato, información avalada por el único organismo de salud mundial que existe y alentada por la inútil Organización de Naciones que siempre ha servido a los poderosos.

Las dosis creadas para inocular parece no detener absolutamente, nada sino al contrario, se ha hecho más fuerte el extraño microbio que ataca todos los órganos; que vive en todos los climas, logra mantenerse con vida en banquetas, suelas de zapatos, tubos de metal, vuela, flota y más cosas increíbles que parecen sacadas de una película de zombis. 

Ese bombardeo aterrador se hace presente desde que se despierta la población y hasta que se duerme de la manera que es posible, en un papel en el transporte público, la entrada a algún restaurante, centro comercial, oficina, áreas de trabajo, la parada del camión, al igual que es el tema de gran parte de la vida diaria en la población.

Pero hay noticias que no se hacen tan virales como dice ahora la chaviza, me refiero a ese control que se maneja de manera muy suave, pero que se está haciendo realidad, algo así como clasificación de gente como lo hacen con el ganado, pues en algunas naciones como norma para poder ingresar a ciertos lugares debes llevar un código donde aparecen todos tus datos.

¿Pero qué hay de la gente que aún inmunizada contrae el microorganismo?  

Hay bastantes interrogantes que más que resueltas se multiplican, pues de los padecimientos crónicos que eran el “top ten” de décadas anteriores no se habla, ahora el protagónico es el invisible organismo que nos ha contagiado un murciélago y que al parecer con terror colectivo se hace más fuerte. 

¿Regresaremos a la tan ansiada normalidad? Esa misma que ha sido arrebatada, que ahora nos hace andar con miedo, separados, aislados, con un bozal, tanto alcohol vertido en las manos que parecen tener  alguna crisis de abstinencia, si no lo hacemos con frecuencia, crisis económica y sobretodo de Fe.

Tal vez jamás nos enteraremos de qué es lo que pasó, a lo que nos enfrentamos y lo que nos espera.

Filosofía del Pueblo: Un feminicidio en la ciudad

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: