DestacadasEditorialesPolítica

Los suspirantes… Nubarrones en el PRI

Víctor Silva ya anunció que dejará la dirigencia estatal el 2 de abril y no está claro el tema de la sucesión. Esto,porque antes de elegir presidente estatal del tricolor deberá renovar su Consejo Político Estatal, vencido desde hace años, y ese es otro tema que está trabado, muy trabado.

Morelia, Michoacán, 05 de marzo de 2020.- En estos momentos cruciales, etapa de renovación de los órganos internos de dirección, negros nubarrones se ciernen sobre el PRI de Michoacán.

Víctor Silva Tejeda ya anunció que dejará la dirigencia estatal el 2 de abril, cuando termina su encargo, y no está claro el tema de la sucesión.

Esto, porque antes de elegir presidente estatal del tricolor deberá renovar su Consejo Político Estatal, vencido desde hace años, y ese es otro tema que está trabado, muy trabado.

Inicialmente se integró una planilla conformada por gente de la dirigencia estatal, así como por perfiles propuestos por Jesús Reyna García, por Víctor Manuel Tinoco Rubí y Mario Magaña Juárez.

El antiguo grupo de Ascensión Orihuela Bárcenas, ahora encabezado por su hijo, Eduardo Orihuela Estefan, se dio a la tarea de tratar de integrar su propia planilla, cosa nada fácil, pero no logró su cometido.

Chucho Reyna impugnó la integración de la planilla única, con el argumento de que no se respetó el peso político específico de su grupo, pues quería el 50% de los consejeros estatales.

La dirigencia nacional del PRI, con Alejandro Moreno Cárdenas, desestimó la queja del ex gobernador interino, y muy pronto el tricolor lanzó una nueva convocatoria, sin tomar en cuenta que la primera podría ser impugnada ante los órganos electorales.

Así, un grupo de funcionarios del CEN del PRI encabezados por el coordinador regional, Manuel Cota Jiménez, se apersonó en Morelia para darle celeridad a la integración de una planilla de unidad.

A la mesa fueron convocados finalmente cuatro equipos, el de Víctor Silva Tejeda, el de Jesús Reyna, el de Eduardo Orihuela y el de Mario Magaña, éste último representando a todos los independientes.

Tras días de negociaciones, y una vez que no se lograban avances, la delegación nacional planteó repartir las consejerías estatales de la siguiente forma: 75 para Víctor Silva, 75 para Jesús Reyna, 75 para Eduardo Orihuela y 57 para Mario Magaña, de las cuales 8 serían para Víctor Manuel Tinoco.

Sin embargo, una vez más con el argumento de que no se respetaba el peso de su grupo, Chucho Reyna optó por no presentar sus propuestas y no participar en la integración de la planilla, mientras que Víctor Tinoco retiró sus 8 cuadros con sus suplentes.

Ahora, a marchas forzadas el PRI de Michoacán ha optado por repartir equitativamente las 75 consejerías que le correspondían al grupo de Chucho Reyna, así como sustituir las 8 posiciones que no ocupará Tinoco Rubí.

Sin embargo, mientras esto sucede Cuauhtémoc Ramírez Romero, a nombre de “los chuchos”, ha presentado sendas impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM) respecto de la primera convocatoria para integrar el Consejo Político Estatal, las cuales de prosperar le darán un sendo revés a los trabajos de integración de la actual planilla de unidad y ocasionará un severo retraso en la renovación de la dirigencia estatal.

Por cierto que al terminar el periodo de Víctor Silva se presume que también la secretaria general, Rosa María Molina Rojas -de «los chuchos»-, también dejará el cargo.

Así, por prelación la encargatura de Despacho de la Presidencia Estatal del PRI le correspondería al actual secretario de Organización de la dirigencia estatal, Antonio Guzmán Castañeda, hasta por un periodo de hasta por 60 días -según los estatutos-, en tanto se organiza la elección del nuevo dirigente.

Y como decía al principio, la cosa se complica porque como está el asunto en los tribunales, es posible que pasado el mencionado periodo el priismo michoacano no cuente con un Consejo Político Estatal debidamente conformado y reconocido legalmente.

Es por eso que se habla de que Alejandro Moreno, en uso de sus facultades como presidente nacional del PRI, designe a un delegado nacional con funciones de dirigente estatal, y muchos especulan que es cargo podría recaer en el priista de nuevo cuño y malogrado ex gobernador de Michoacán, Salvador Jara Guerrero, quien para sorpresa de muchos y molestia de muchos más, es miembro de la Comisión Permanente del PRI, el grupo de élite del Consejo Nacional.

Si eso ocurriera, el ex comisionado nacional Alfredo Castillo Cervantes y el diputado federal y ex dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, confirmarían su influencia en la dirigencia nacional y quedarían de facto como los mandamases del tricolor en Michoacán, con todas las negativas implicaciones que usted se pueda imaginar.

Habrá que estar atentos al PRI, muchas más sorpresas vienen en camino…

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS: www.atiempo.mx / atiempomx@gmail.com

Los suspirantes… ¿Y si el Frente fuera con mujer?

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: